Entrevista a Carlos René Padilla.


Carlos René Padilla habló con Óscar Alarcón, sobre Amorcito Corazón (Nitro Press, 2016): Pedro Infante, detectives, una novela negra Sigue leyendo

Carlos Fuentes: el hombre de la corbata de fuego.


Este 11 de noviembre se cumplen 5 años de la muerte de Carlos Fuentes, Juan Manuel Aguilar escribe un texto en el que recuerda a este escritor Sigue leyendo

Los carniceros del norte.


Hay bandas que toman el terror como inspiración para componer sus canciones, una de ellas es Los carniceros del norte, de la que Eduardo Hernández Sigue leyendo

Historial del fuego: entrevista a Ovidio Ríos.


El ganador del Premio Estatal de Cuento Ricardo Garibay de Hidalgo, Ovidio Ríos, por su libro Historial del fuego, charló con Óscar Sigue leyendo

Muertos de hambre.


Muertos de hambre: cuento de Iván Gómez que se celebra la vida pero también recuerda a la muerte, la que siempre nos sigue, la que siempre nos Sigue leyendo

Periodismo Escrito con Sangre. Antología Periodística: textos que ninguna bala podrá callar.


Periodismo escrito con sangre es un libro póstumo del periodista asesinado en mayo de 2017, Javier Valdez Cárdenas, Juan Nicolás Becerra escribe una Sigue leyendo

El emisario o la lección de los animales: entrevista a Alejandro Vázquez Ortiz.


El emisario o la lección de los animales de Alejandro Vázquez es la aventura de un par de gemelos con el narco. Óscar Alarcón charló con él sobre su Sigue leyendo

Si se hubiera omitido ese paso…


Una de las historias del sismo del 19 de septiembre es la de las costureras que fallecieron en edificio No. 168, de Simón Bolívar, esquina con Sigue leyendo

Thelonious Monk: Underground.


El disco Underground de Thelonious Monk se compone por siete temas, es un disco representativo del maestro del jazz y Eduardo Hernández escribe sobre Sigue leyendo

Los días con Mona de Joserra Ortiz.


Los días con Mona de Joserra Ortiz es un libro de cuentos publicado por el Fondo Editorial Tierra Adentro y que Fernanda Barrientos reseña Sigue leyendo

Neotraba Radio: Fernando Morales

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Entrevistas, Neotraba, Neotraba Radio | Leave a comment
Neotraba Radio, con el primer invitado Fernando Morales; foto María José Morales Muñoz

Neotraba Radio, con el primer invitado Fernando Morales; foto María José Morales Muñoz

En nuestro primer programa de Radio, a través de http://pueblaprioridad.com nos acompañó Fernando Morales con quien pasamos un buen rato platicando sobre Borges, el futbol y Puebla.

 

Fernando Morales; foto María José Morales Muñoz

Fernando Morales; foto María José Morales Muñoz

El programa estuvo conducido por Jorge “el átomo” Durán; Gilberto “Pac-Man” González y Óscar “el tsunami” Alarcón.

En la música tuvimos la presencia de Friendly Fires.

 

Fernando Morales; foto María José Morales Muñoz

Fernando Morales; foto María José Morales Muñoz

Fernando Morales fue el padrino del programa y se sometió al Examen Antidoping, entre sus respuestas estuvieron:

Neotraba. ¿Borges o Maradona?

Fernando Morales. Maradona, porque Maradona es dios y Borges su profeta.

 

Fernando Morales; foto María José Morales Muñoz

Fernando Morales; foto María José Morales Muñoz

Neotraba. ¿El Sub comandante o el Peje?

Fernando Morales. El Sub comandante, porque me gustan los enmascarados.

 

Neotraba Radio; foto María José Morales Muñoz

Neotraba Radio; foto María José Morales Muñoz

 

Neotraba. ¿Banda derecha o banda izquierda?

Fernando Morales. El corazón está a la izquierda.

Neotraba. ¿Nietzsche o Schopenhauer?

 

Fernando Morales; foto María José Morales Muñoz

Fernando Morales; foto María José Morales Muñoz

Fernando Morales. Nietzsche, porque dijo que el mundo sólo tiene razón de ser como experiencia estética.

Neotraba. Fernando Morales es…

Fernando Morales. Un epígono de Borges.

Neotraba Radio

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Fotografia | 1 Comment
Neotraba Radio, padrino de lujo: Fernando Morales, foto María José Morales

Neotraba Radio, padrino de lujo: Fernando Morales, foto María José Morales

 

Escucha Neotraba, todos los jueves a través de http://pueblaprioridad.com

Reflection

Posted on by Oscar Alarcon Posted in El Enyesque, Neotraba | 1 Comment

Isla de San Borondón entre La Palma y Tenerife, foto de Jaime Rubio

Isla de San Borondón entre La Palma y Tenerife, foto de Jaime Rubio

Por Antonio Arroyo Silva

 

Y hablando de dietas, el enyesque de este mes se hace difuso. Vamos a picar las neuronas, a ver si esta vez alimentan el cuerpo con sus miles de resultados y diversificaciones. Hay desequilibrio vitamínico, el menú  está descompensado, se inclina la balanza siempre a favor de la olla del otro. Hay trampa o cartón, alguien desde la sombra está echando un contrapeso para que este galimatías caiga en saco roto. Pero resulta que hasta el caldo del fondo está crudo y un hilillo le queda en la comisura de los labios a la duda. En cambio, todo es luz alrededor. O acaso en Minos quieren que todo sea brillo y ponen su empeño en la consecución de tal fin. Como si escribieran un soneto definitivo, ocultando los pasos a dar según la fórmula mágica del gran Petrarca, donde dos ideas se contraponen y entran en crisis para lograr la síntesis. Marx fue un eminente petrarquista, espero que Menéndez Pidal no me lea este tremendo dislate. Me expongo a que se levante de nuevo sobre su tumba con la enorme tijera y vuelva a recortar el lenguaje donde jamás se ponía el sol. Con razón tuvimos que encontrar la desolación para mirar las estrellas.

Decía que si alguien ayuda a un amigo y éste no le premia su esfuerzo al menos con un “gracias”, queda, aun sin quererlo, un resquicio de rencor, o acaso un resquemor soterrado por las filosofías educacionales, que aumenta cuando aquél se ve en una necesidad y éste se desentiende. Entonces surge la rabia, el odio y hasta las posturas violentas. En fin, el agredido o, más bien, el dejado de la mano, el ignorado, no espera otra cosa que una suerte de justicia divina que le abra los ojos al ingrato ahora su oponente. Un día viene la violencia, el deseo de sangre ajena y la palabra enemigo. Por supuesto, todo esto va a parar a la hoguera de las vanidades.

 

“Parece un juego, como si alguien pusiera las piezas sobre el tablero de ajedrez. La partida acaba cuando uno de ellos se mira al espejo y no ve a nadie reflejado.”

 

Cosas y cosas que nada son aquí. Drumond de Andrade puede dormir tranquilo o bailar la samba con esta humareda. No crean que es humor lo que inspiró este incendio, fue el humo de la expiración por la nariz de alguien que escribe sin edad, sin pasado. Tremenda imbecilidad. Aquí nadie se ha bajado del tiempo. No es caballo, ni tren, ni automóvil. Siquiera una escalera mecánica que sube hasta los paraísos de las rebajas de los grandes almacenes. El tiempo no es una metáfora, es una cucaracha que sobrevive a los megatones de quien la alimenta. El tiempo se baja de nosotros y se ríe de los que dicen amar la vida sin vivirla. Sonríe a las cosas negadas, a los que afirman negarlas cuando realmente no existen, y en el fondo creen lo contrario. Ah, esa partida de ajedrez de los que no llenan el vacío y no vacían lo pleno… Todas las piezas, blancas, al mismo lado del tablero. Nunca se ganan la partida, nunca se la pierden. Se inflan en la plenitud de no ser más que un no tiempo. Y no ríen, sólo les preocupa no molestar al que no conocen ni quieren conocer. Al rey negro que gesticula a este lado de la pantalla y se cruza los dedos antes de apagar la película. Los átomos, dormidos en los últimos pixeles,  no saben que alguien los aguarda desde la oscuridad de su blanca humareda.

Pero no es la pena ni la rabia lo que incita a escribir sobre una esencia apenas perceptible y tan desoladora… Es el páramo. Esa parte que se oculta detrás de los muros encalados.

Visto así de frente desde la ventana, hay una línea que separa claramente el cielo de la tierra. El azul ceniciento del cielo del amarillo pardusco de terrero donde las palmeras son de otro país y la yerba se esconde bajo los pies de la sombra, ésos que arrastran la vida bajo las suelas y que pasan como un film sin concluir. Ni siquiera el guirre viene ya a picotear en la carnaza que se quedó en la orilla cuando el mar sube al barranco a buscar su melena de espuma. La que enterró el deseo bajo el tarajal que tiene un corazón burilado en el tronco.

Visto así de frente, si alguien me dice a la cara que toda la finalidad de esta vida es escribir para leerle a las olas. Si alguien me dijese que hay un mar para todos donde hubo una herida profunda que le hizo olvidarse del roce… No es el ser humano la plaga que asola el bosque, es la conciencia de plaga lo que asola su amor. No es la locura, sino ignorarla y sentirse iluminado, entonces, por el faro que más brille allá en la lejanía, y no ver lo cercano, no ver las raíces la copa de las secuoyas, ni el fulgor de las estrellas tiempo ha extinguido en el origen de su llama.

Ay ese laberinto que traza la soberbia en los jardines de la mentira. Súbanse a su ventana, Caballeros Iluminados, y vean aquello que abandonaron debajo de los setos. No hablen, no justifiquen, no expliquen la vida como sumos sacerdotes de la nada. Échense al abismo como pájaros libres de la jaula de sí. Hay ángeles debajo. No teme la caída el carozo sobre el asfalto, sino al grano que vuelve a recordar el hambre.

Un espejismo. Acaso todos los oasis lo sean y estén en otra parte los lugares donde saciar la sed. Tal vez muy adentro, donde el ansia de llegar al agua se cruza con una Penélope que desteje la realidad y la hace arena.

No entiendo nada de lo que digo, no hay objeto de decir.

 

“Usar los hilos de distintas madejas supone tejer y destejer, tejernos y destejernos cuando nos enredamos y tenemos que cortar el cordel para poder salir de nuestra propia asfixia.”

 

No hay equilibrio, siempre alguien dentro de ti que increpa cuando halagas o que ríe cuando sientes que todo alrededor es un inmenso erial para plantar tu alegría o una selva insondable donde la pena florece sin la luz del sol.

 

Antonio Arroyo Silva también habita en: http://esquinaparadise.blogspot.com/

Show Me How You Make It Glow?

Posted on by Átomo Durán. Posted in Neotraba, Niño Átomo | 1 Comment

Friendly Fires

By Jorge Durán.

Después de un largo viaje entre sonidos y colores, esta columna regresa y que mejor que para hablar sobre un disco que sin duda tiene mucho por  demostrar; Pala ha llegado.

Sigue leyendo

Coma

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Insert Coin, Neotraba | Leave a comment

 

Un título del que he querido hablar desde hace un tiempo y que a causa de mi memoria no había podido publicar es:

 

Coma, imagen del videojuego por cortesía de Rokubi

Coma, imagen del videojuego por cortesía de Rokubi

 

 

Coma es una forma de ver las cosas en un mundo subconsciente mientras te encuentras en… coma.

Tomas el lugar de Pete para explorar dicho mundo, el cual esconde un gran misterio. De su historia podría decir lo siguiente: Pete tiene una hermana que ha sido encerrada en el sótano y como hermano te ves aconsejado a rescatarla sin que tu padre se entere, ya que él ha sido quien la ha encerrado; esto lo sabemos gracias a Bird, un pájaro que nos ayudará por el transcurso de la historia, tanto para resolver el misterio tras este relato como para despertar del mundo subconsciente.

El videojuego está desarrollado por Thomas Brush, desde la animación, pasando por efectos especiales y hasta canciones. En conjunto te envuelve en el misterio de la tierra que nadie podría describir.

Al final del juego se hace una referencia a un antiguo mito griego: cruzar por el inframundo en un bote, para así poder despertar de nuestro estado en coma. Si bien el final es uno de los mejores, de acuerdo al estilo del juego lo merece, su historia y desarrollo sobre pasan por mucho a lo creado por varios videojuegos de las nuevas generaciones. No basta con quitar el control para ser un buen juego, necesitamos historia, y Coma podría dar cátedra de lo que una historia, aunque pequeña, puede dar al jugador.

El videojuego estuvo dominado al “mejor juego del año” en la cuarta entrega de los Tank Awards. Mantenerse nominado hasta la final, es algo considerable, pues la página es una zona abierta y muchos suben material que todos pueden jugar.

Así que no hay que esperar por ponerse en estado de Coma, bien basta con dar clic.

 

Coma

Coma

 

 

Enlace para iniciar tu coma: http://www.newgrounds.com/portal/view/541124

Rokubi habita en: http://rokubi-s-world.blogspot.com/

El sonido como una droga

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Neotraba, This is happening | Leave a comment
Discodeine: Pentile y Pilooski

Discodeine: Pentile y Pilooski

Por José Luis Dávila

 

Los beats marcan un ritmo singular apenas se inicia  el disco. Mientras se reproduce la primera canción algo va liberándose. Algo que incita a bailar, a mover la cabeza, los brazos, las piernas, el cuerpo entero. Y en un susurro va la letra (en la voz de Matías Aguayo, uno de los invitados que tienen en esta producción), frases que se repiten una y otra vez; el sonido nos envuelve.

Es el álbum debut (y homónimo) de Discodeine, dueto de origen francés formado por Benjamin Morando y Cédric Marazewski (mejor conocidos como Pentile y Pilooski, respectivamente), quienes después de tres años de su formación logran posicionarse entre los más influyentes del Nu disco, a pesar de haber lanzado hace sólo un par de meses este primer trabajo de larga duración.

Quizá su éxito se deba que cada una de sus pistas es tan adictiva; todo el disco es un catalizador para los sentidos que ayuda a explorar sin temor la sensualidad, porque la música que ellos producen tiene una fuerte carga erótica; si se presta la suficiente atención pareciera que de los sonidos va emanando —como de una vara de incienso— una fragancia que calma la ansiedad, que relaja y sume al individuo en el placer de la inactividad cuando, de pronto, cambia, da un giro total y vuelve a alterarlo todo, arrastrándolo hacia el fondo de un pozo tan profundo que pareciera el inconsciente freudiano donde a cada paso está un deseo reprimido luchando contra la censura para salir y apoderarse del cuerpo que escucha.

Todo lo anterior se incrementa cuando se une lo auditivo al juego visual, sobre todo en Synchronize, vídeo en que se muestra una historia de sexo y drogas a través de los recuerdos de un hombre y una mujer, y en el cual cuentan con la participación de Jarvis Cocker, quien se encarga, aparte de ser la voz, de saturar la imagen con movimientos típicos de él, esos mismos movimientos que lo llevaron a ser todo un motivo sexual durante los 90’s, la década de mayor esplendor de Pulp (década en que Cocker saboteó improvisadamente una presentación de Michael Jackson).

 

Arte del álbum de Discodeine

Arte del álbum de Discodeine

 

Por su parte, la tapa del disco está inspirada en un grabado de Gustave Doré (Daniel aux Lions) del que el espíritu romántico que va a la perfección con el tinte oscuro de varios de los temas del Cd.

En sí mismo el álbum es un viaje hecho con psicotrópicos, de esos que se venden ilegalmente en los clubs dónde la música de Discodeine es mejor para sentirse, a la mitad de la pista de baile, sudando entre la multitud pero sin detenerse ni un instante porque los beats marcan la noche, marcan la forma en que empieza y en que termina; Discodeine abre, como el LSD, la percepción.

New York

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Fotografia | Leave a comment
N. Y. Subway 3, Foto Martha Vivar Coyotl

N. Y. Subway 3, Foto Martha Vivar Coyotl

 

Fotos de Martha Vivar Coyotl para Neotraba

Caminando por New York, primera parte

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Neotraba | Leave a comment

 

N. Y. Subway 1, Foto Martha Vivar Coyotl para Neotraba

N. Y. Subway 1, Foto Martha Vivar Coyotl para Neotraba

 

 

 

 

N. Y. Subway 2, Foto Martha Vivar Coyotl

N. Y. Subway 2, Foto Martha Vivar Coyotl

 

 

 

 

N. Y. Subway 3, Foto Martha Vivar Coyotl

N. Y. Subway 3, Foto Martha Vivar Coyotl

 

 

 

Caminando por N. Y. 1, Foto Martha Vivar Coyotl

Caminando por N. Y. 1, Foto Martha Vivar Coyotl

 

 

 

 

Caminando por N. Y. 2, Foto Martha Vivar Coyotl

Caminando por N. Y. 2, Foto Martha Vivar Coyotl

 

 

 

 

Caminando por N. Y. 3, Foto Martha Vivar Coyotl

Caminando por N. Y. 3, Foto Martha Vivar Coyotl

 

 

 

 

N. Y. Museums 1, Foto Martha Vivar Coyotl

N. Y. Museums 1, Foto Martha Vivar Coyotl

 

 

Martha Vivar Coyotl regresó de su viaje por los Estados Unidos de Norteamérica y nos trae todo lo que su lente pudo captar.

Osama y los peligros de la perspectiva conica

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Escritos Críticos, Neotraba | Leave a comment

 

Por Jorge Majfud

 

Sin quererlo, en 1690 Sor Juana Inés de la Cruz demostró, con su vida y con su muerte, que una persona puede ser terriblemente censurada mediante la publicación de sus propios textos. Algo semejante se podría considerar sobre la censura de los medios de comunicación. No es necesario silenciar a alguien para censurarlo. Nadie prohíbe que un aficionado grite en un estadio repleto de gente, pero tampoco nadie, o casi nadie lo va a escuchar. Si tuviese algo importante que decir o que gritar estaría en la misma, o en casi la misma situación que alguien que ha sido amordazado en una sala silenciosa.

Algo semejante ocurre con la importancia de cada evento global. En este siglo es casi imposible una dictadura al estilo del siglo XX, digamos una dictadura absoluta de algún general en alguna república bananera o de un gran país como Estados Unidos o la Unión Soviética donde había diferentes concepciones sobre la libertad de expresión; en uno, el Estado era dueño de la verdad y de las noticias; en el otro, los millonarios y los gerentes de las grandes cadenas de información eran los dueños de casi toda la libertad de expresión.

Con el arribo y casi instalación de la Era digital, también aquellos modelos de censura se volvieron obsoletos. No la censura. Los individuos reclamaron y en muchos casos obtuvieron cierta participación en la discusión de los grandes temas. Sólo que ahora se parecen a aquel aficionado de fútbol que grita en un estadio enardecido. Su voz y sus palabras virtuales se pierden en océanos de otras voces y de otras palabras. De vez en cuando, casi siempre por una relevante frivolidad como demostrar la habilidad de morderse un ojo o por haber tenido el mérito de crear la peor canción del mundo o la mejor teoría conspiratoria (imposible de probar y de refutar), algunos saltan a la fugaz celebridad de la que hablaba Andy Warhol. Siempre he sospechado que las teorías conspiratorias son creadas y promovidas por los supuestos perjudicados. Como decía uno de mis personajes en Memorias de un desaparecido (1996):

 

no existe mejor estrategia contra un rumor verdadero que inventar otro falso que pretenda confirmarlo”.

 

Pero claro, esta teoría de una “fabrica de conspiraciones” no deja de pertenecer al mismo género de las teorías conspiratorias. El mecanismo y la trampa se basan en una premisa: de cada mil teorías conspiratorias, una es, o debe ser, verdad.

Como la teoría X ha tomado estado público, no se la puede suprimir. La mejor forma es hacerla desaparecer entre un mar de absurdos semejantes.

Ahora, dejemos de lado por un momento el problema de si existe un grupo, un gobierno o una agencia que mueve los hilos de la percepción mundial (que es lo mismo que mover los hilos de la realidad). Vamos a asumir que todo se trata de una creación colectiva en la que todos participamos, como una macro cultura, como una civilización o como un sistema sobrenatural que suele recibir diversos nombres, algunos muy gastados.

En su lugar podemos concentrarnos en los hechos. Por ejemplo, un hecho es que, al igual que en cualquier otro período de la historia, “nosotros somos los buenos y ellos son los malos”, lo que justifica nuestro accionar brutal o explica por qué somos víctimas del sistema en cuestión.

Pero si volvemos al punto concreto de la censura (uno de los instrumentos principales de cualquier poder dominante) veremos que en nuestro tiempo queda una forma posible y devastadora por su alta eficacia: la promoción de “lo que es importante”.

Un rápido y reciente ejemplo es la muerte o asesinato de Osama Bin Laden. Cierto, yo tampoco me negué a responder a entrevistas de radio de muchos países y hasta en diversos idiomas. En todos de los casos fue más por un gesto de amabilidad que de convicción. Sin embargo, esta vez me abstuve de escribir sobre el tema.

En mi modesta opinión, entiendo que se ha cumplido una vez más el mecanismo de la censura contemporánea: el exceso de discusión y pasión con que las partes disputan la verdad sobre un tema nos inhabilita para concentrarnos en otros temas y, sobre todo, para valorar la importancia de unos temas sobre otros. Es como si alguien o algo decidieran qué es importante y qué no, como alguien o algo decide qué estilo o qué color de ropa debe llevarse en una temporada.

Por ejemplo, no hubo medio de comunicación en que periodistas, lectores y usuarios de todo tipo, color y nacionalidad discutieran apasionadamente durante semanas sobre la legitimidad del ajusticiamiento de Bin Laden. Por supuesto que todo puede y debe ser revisado. Pero si bien es legítimo un debate de este tipo, se torna globalmente trágico cuando observamos que el foco de atención ha determinado y definido lo que es importante. Sin embargo, ¿qué importa si un personaje nefasto (ficticio o real) como Bin Laden fue bien o mal ejecutado cuando ni se menciona lo indiscutible: el asesinato de niños y otros inocentes como rutinarios efectos colaterales?

En el caso de la ejecución de Bin Laden, al menos esta vez Estados Unidos procedió de una forma realmente quirúrgica, como falsamente se ha proclamado en otras ocasiones. La vida de los niños que moraban en la casa fue preservada, más allá, obviamente, de la experiencia traumática. Mas allá de que esta opción debió ser estratégica y no humanitaria, recordemos que no hace muchos años, meses, se optaba por bombardear el objetivo sin importar los “efectos colaterales”, es decir, sin importar la presencia de inocentes, muchas veces niños. Esta tragedia ha sido tan común en la historia contemporánea que las autoridades afectadas se limitaban apenas a reclamar mejores explicaciones de peores barbaridades antes de echarlas al olvido colectivo.

Para no irnos muy lejos bastaría con mencionar el reciente bombardeo a la casa del dictador libio (o llámenlo como quieran) Muammar Gaddafi por parte de la OTAN. En este bombardeo no murió el “objetivo”. La operación quirúrgica mató, asesinó, a varias personas, entre ellas el hijo de Gaddafi, y a tres de sus nietos.

 

Pero estos niños, aunque no lo crean, tenían nombres y edades: Saif, de 2 años; Carthage, de 3; y Mastura, de 4 meses. Lo peor es que no son excepciones. Son la regla.

 

¿Quién recuerda sus nombres? ¿A quién le importa?

En esto no hay relativismos: un niño es un ser inocente sin importar la circunstancia, la identidad, la religión, la ideología o cualquier acción de sus padres. Un niño es siempre (siempre) inocente y lo es sin atenuantes, por más que como padres muchas veces nos hagan perder la paciencia.

Si la policía de cualquiera de nuestros países civilizados arrojase una bomba en la casa del peor de los asesinos, del peor de los violadores y matase a tres niños, seguramente habría una revuelta popular en ese país. Si el gobierno hubiese dado la orden de semejante procedimiento, seguramente caería en menos de veinticuatro horas y sus responsables serían llevados ante pulcros tribunales.

Pero como lo mismo se les hizo a niños pertenecientes a pueblos barbaros, salvajes, atrasados, entonces la acción se convierte en un simple “efecto colateral” y sus autores son apreciados como líderes responsables y valerosos que defienden la civilización, la libertad y, en definitiva, la vida de los inocentes.

Y para que la discusión no tome el centro de todas las discusiones, alguien o algo decide que lo realmente importante es discutir sobre la forma o la legitimidad de la ejecución un tipo que había hecho meritos suficientes para terminar como terminó.

 

majfud.org

11 de mayo de 2011.

Jacksonville University

Red Dead Redemption

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Insert Coin, Neotraba | Leave a comment

 

Después de un mes de comenzar a jugar una de las historias mejor contadas en un videojuego, les traigo hasta su pantalla:

 

"Uno de los mejores videojuegos que he jugado" Rokubi

"Uno de los mejores videojuegos que he jugado" Rokubi

 

 

John Marston, el personaje principal, es un forajido del viejo oeste que sólo busca el bienestar de su familia. John es obligado a atrapar a miembros de su antigua banda de delincuentes —los cuales lo hacían muerto— o de lo contrario su familia pagará las consecuencias de sus actos.

A pesar de que John había decido dejar ese estilo de vida —matón-cazarecompenzas—,  para ser un granjero por completo, se ve presionado en el momento en que su familia está en juego, con lo que nos da ofrece momentos de acción, sentimentalismo, tensión y una gran ansiedad por saber qué pasará.

 

El juego es muy complejo en cuanto a las temáticas, ya que toca la religión, política, ciencia, moral e incluso tiene una cosmovisión,  por ejemplo: que los indios son seres salvajes incapaces de comportarse en sociedad. Todo esto se debe a que el juego se desarrolla en 1911, en pleno apogeo de la revolución mexicana y el lugar es la frontera de EE.UU. con México.

Cazarás, comprarás, matarás, pero siempre tendrás la dedición de cuál será tu siguiente paso; decirte qué puedes hacer me tomaría bastante tiempo por ello te sugiero que consigas el juego lo antes posible.

Es un mundo más, en consola.

 

Pero no es sólo eso, la música forma parte también de este buen juego.

 

 

 

La composición musical está a cargo de Bill Elm y su ex-compañero Woody Jackson, miembros de Friends of Dean Martinez (grupo de rock instrumental).

 

Lo curioso es que existe un doble final: terminas y luego re-terminas el juego. Es difícil explicar.

 

Me gusta describir la historia del juego como cuando lees un buen libro. Lo estás leyendo y ves que las hojas poco a poco llegan a su fin, y te preguntas cómo se resolverá todo, pero nunca te imaginas cómo será el final. Imagina que acaba el libro y que en la contraportada todavía existe más historia.

 

 

Red Dead Redemption

Red Dead Redemption