Shadow of Rome

Historia, espionaje y encuentros sangrientos; es una combinación muy poco común, pero existente en los videojuegos.

Shadow of Rome, imagen por cortesía de Rokubi

Shadow of Rome, imagen por cortesía de Rokubi

Uno de mis deseos bizarros —si es que se le puede llamar así— es haber presenciado un encuentro entre gladiadores en el Coliseo romano. Obviamente las posibilidades se limitan a: imposible. Seamos realistas, ¿cuándo se podrá suscitar un evento así, al menos en un lugar tan grande como lo fue el Coliseo romano? Bueno, viendo las posibilidades, uno se limita a buscar algo próximo para cumplir con un deseo: películas, libros, pinturas, incluso escuelas con espadas de espuma y por supuesto, los videojuegos.

Shadow of Rome es un videojuego ambientado en la época de la muerte de Julio César, en el año 44 a.C. para ser más precisos, te ves involucrado en el asunto para hacer justicia por tu cuenta.

Todo inicia como conocemos de la historia: Julio César es asesinado a los pies de la estatua de Pompeyo el Grande, el asunto cambia cuando se culpa a Vipsanio de tal crimen, a causa de ser encontrado con las manos bañadas de la sangre del que fue emperador. Por tanto, se vuelve prisionero para ser asesinado, pero la reacción de la gente —según el videojuego— los orilla a tomar la decisión de hacer un torneo de gladiadores, en el que el triunfador, tendrá derecho a llevar a cabo el asesinato en público. La decisión es tomada en el senado, para lo cual nuestros personajes principales toman cartas en el asunto; ahí es donde aparece Octavio.

Octavio es la parte “calmada” del videojuego, se encarga de la infiltración, investigación, y por tanto, relación con personajes históricos. Agripa, hijo de Vipsanio, llega de una de sus campañas con la noticia de que el César a muerto, que su padre ha sido culpado injustamente y que su madre está por ser asesinada en público. Para aclarar: en Agripa recae toda la parte de acción del videojuego.

Después de una serie de eventos, Agripa decide convertirse en gladiador para rescatar a su padre, mientras Octavio se ve envuelto en la investigación.

Sí, es un juego sangriento. Sí, es un juego que involucra a personajes de la historia. Sí, es un videojuego que me atrevo a recomendar. ¿Por qué? Porque tiene música muy sobria. Y porque el argumento y sus personajes le dan ese buen toque que te hace jugar una y otra vez. Repito, a mí me gusta mucho esa onda de gladiadores, y un videojuego como éste me da la oportunidad de ver algunas similitudes con lo que antes eran las batallas. Te enfrentarás a enemigos de todo tipo y raza, viajarás a través del continente europeo y parte del africano, las batallas irán desde eliminación, hasta competencias en carretas. A esta altura debo reconocer que el juego es más de conocimiento sobre la vida en esos tiempos.

El último escenario no es sorpresa: el Coliseo Romano, cuando descubres la verdad y el mentiroso cae, se inicia una batalla final épica.

El videojuego es desarrollado por Capcom para PlayStation 2, al final se insinúa que puede haber una segunda parte de esta entrega, sin embargo, la misma compañía, solo se ha encargado de entregarnos cosas repetidas y aburridas: Marvel VS Capcom 2, Marvel VS Capcom 3, Capcom VS Tekken, Capcom VS SNK. Es una lástima que sigan sacando este tipo de videojuegos e incluso saquen el mismo videojuego pero con una etiqueta de “plus”, que significa más personajes y más  vestimentas, pero peor aún, que la gente los compre.

Si tienen la oportunidad de encontrar este videojuego, cómprenlo, vale la pena jugarlo.

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Insert Coin, Neotraba

Add a Comment