Periodismo: Arma noble y de doble filo.

Periodismo

Periodismo

 

Por Iván Gómez (@sanchessinz)

 

Comienzo a frustrarme un poco, llevo un par de semanas tratando de escribir algo referente al cambio de año y simplemente no puedo concebir algo medianamente aceptable. La última semana del año estuve a punto de quedar conforme con un texto cuando me enteré que la actriz Carrie Fisher murió. Fue un golpe muy duro.

 

Esta semana intenté escribir algo, pero no me convenció el resultado, simplemente no lo sentía sincero. Desde que vi Manhattan y Media noche en Paris tengo la idea de que hay textos que deben ser sinceros.

En fin. Resumiré varios borradores en la siguiente frase: feliz comienzo de año.

 

En esta semana que termina fue el día del periodista. Grandes periodistas tienen muy merecidas las felicitaciones, que seguramente recibieron en persona y en diversos medios electrónicos. Pues en nuestros tiempos, en los que la libertad de expresión es un derecho poco respetado, ser periodista y ejercer la crítica ya sea al sistema, al gobierno o contra actos en particular es todo un riesgo. El ejemplo que seguro mucha gente ubicará es el acoso político que ha recibido Carmen Aristegui después de presentar su investigación sobre la casa blanca. Recientemente, Héctor de Mauleón también fue acosado de manera cibernética por un usuario que (según su penúltima columna) ha sido identificado como @slayden por la policía cibernética, y después como @_slayden, ya que cerró su primera cuenta.

 

 

Me quedaré con esos dos ejemplos para decir que me parece admirable que continúen luchando por la libertad de expresión, y que denuncien las agresiones recibidas ante organismos especializados y por diversos medios de comunicación.

 

No sé qué seriamos sin el periodismo crítico, que nos muestra los hechos, los analiza y nos da cabida de analizarlos por cuenta propia.

 

Desafortunadamente el periodismo tiene otra cara; una que para muchos no es considerada como tal, pero que muchas veces es de lo más vendido, me refiero al periodismo amarillista que se dedica a divulgar hechos sangrientos, exagerados y poco útiles. ¿Cuántas generaciones no vieron en los puestos de periódicos a la extinta revista Alarma!?

 

 

También están los dedicados a los espectáculos, ¿se le puede llamar periodista a una persona que se dedica a investigar sobre la farándula? No lo sé, pero además de los medios impresos y electrónicos, los existentes en tv se producen como pan caliente. Hoy y Ventaneando son los más representativos.

 

Lo peor, es que vende, y vende mucho.

 

El periodismo va dirigido al cualquier individuo, por eso es una arma de doble filo, mientras, por un lado se informa sobre los acontecimientos más importantes, a nivel nacional e internacional, por el otro se genera periodismo amarillista, que incluso ha servido como distracción. Un claro ejemplo que recientemente conocí es el manejo que el Doctor Montesinos le dio a diversos periódicos peruanos durante la dictadura de Alberto Fujimori. Uno de los más representativos fue Aja.

 

 

Mario Vargas Llosa se encarga de retratar la última fase de ese gobierno y el uso que se le dio a la prensa en la novela Cinco esquinas.

 

Creo que al periodismo también se le pude dar mal uso sin hacerlo amarillista, manipulando la información y omitiendo diversas notas. No creo que haga falta dar ejemplos.

 

Y ya para finalizar, se cree que la entrevista que James Creelman le hizo a Porfirio Díaz en 1908, en la cual menciona que vería con buenos ojos la llegada de un nuevo presidente para 1910, fue usada como estrategia política por parte de EUA. De ser cierto, esa es otra manera mucho más discreta de hacer un mal uso del periodismo.

 

 

A Iván también lo puedes leer en: https://vertederocultural.wordpress.com/

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Fotografia

Add a Comment