Los Antojitos de la 3 sur

3 sur, entre 27 y 29 poniente, colonia Chulavista.

Por Óscar Alarcón

¿Con todo la memela? - Foto editada por Cyanuro para Neotraba.

¿Con todo la memela? – Foto editada por Cyanuro para Neotraba.

 

La noticia era terrible, y no era para menos: a uno de mis amigos lo dejó su novia. Lo más difícil de soportar es la primera vez que te rompen el corazón, después uno se sobrepone y a los tres días viene el asco por la relación que acaba uno de dejar.

Decidimos embriagarnos. Hacía mucho tiempo que no lo hacía, ya no aguanto toda la noche bebiendo y he de confesar que me quedé dormido mientras alguno más de los que íbamos con él trataba de consolarlo.

Pero no hay soledad que no pueda estar acompañada de gusto. Es casi una ley, no somos totalmente malos o totalmente buenos, no podemos estar en la tristeza extrema sin que aparezca el humor, unas veces negro y otras veces involuntario.

En nuestro caso no apareció el humor, pero sí el placer. No hay nada más gozoso que comer, disfrutar de un buen plato de carne y sentir que no hemos abandonado nuestro estado primario, que seguimos unidos al hombre de cromañón y que no se ha ido nuestro lado animal.

La borrachera comenzó bien, después de unos cuantos tragos y mentadas de madre para la mujer que se fue, llegó el hambre. Como éramos varios hombres, ninguno quiso cocinar. Decidimos salir de cacería y llegamos a los Antojitos de la 3 sur. Era de noche, lo tradicional, por no decir lo único que sirven en este lugar, son tostadas, pelonas, chalupas y tacos dorados, pero si tu dentadura no es la mejor te pueden ofrecer tacos suaves, que son lo mismo que los dorados pero con menos tiempo en la freída, rellenos de carne, pollo o papa. Las tostadas también son de pollo y carne de res deshebrada, las pelonas igual, pero puedes pedir que le pongan guacamole y créeme, es altamente recomendable que las pidas así. De las chalupas no hay mucho que decir en cuanto a su preparación, ya sabes la tortilla frita en manteca —en este caso es en aceite— salsa verde y roja, una minúscula tira de carne de res y cebolla, para los borrachos es mejor pedir tostadas y pelonas.

Todo lo que se sirve ahí se puede acompañar con un buen refresco del Valle o una coca cola, mientras disfrutas de algún cantante que de vez en cuando llega con su guitarra y se echa dos o tres boleros. Mis amigos pidieron tostadas y pelonas, yo sólo tostadas de pollo con las dos salsas: verde y roja. El que estaba herido de amor se preguntaba una y otra vez, por qué a  mí, por qué yo, por qué si todo era perfecto en nuestra relación.

Nuestra aventura nocturna continuó y no quiero dar detalles de cómo acabamos.

Al otro día, la cruda nos despertó y regresamos sobre nuestros pasos. La sorpresa fue enorme y agradable al ver que los Antojitos de la 3 sur estaban abiertos. Por la mañana sirven memelas, tacos placeros de milanesa con papas, además de quesadillas. Aquí es donde hay que hacer un alto y recomendar la quesadilla de pierna adobada, y si el bolsillo lo permite aún será mejor disfrutarla con un jugo de naranja grande, de 1 litro. Ahora que si el estómago ya no lo resiste, puede ser que la quesadilla sea de pierna sin adobo “pierna blanca”, dice el letrero del local.

A mi amigo se le había pasado la tristeza. Fue un gusto verlo comer un mole de barbacoa, picante y caliente para que sacara todos los males no sólo de la cruda, sino también de los amores, le sirvieron ese plato revitalizador sin saber el buen sabor con que lo preparan ahí. Al verlo aliviado me sentí bien de que tuviera un motivo más para disfrutar la comida, estaba vivo y sobrevivió a la resaca.

El deporte extremo de la comida.

Posted on by Átomo Durán. Posted in Guajolote Vengador, Neotraba

About Átomo Durán.

Paradoja con patas.

2 Responses to Los Antojitos de la 3 sur

  1. Antonio Arroyo Silva

    Muy buen relato. Buena manera de llenar el estómago cuando el corazón se vacía.
    Un abrazo desde Canarias.
    Antonio Arroyo.

  2. Pingback: SARTEN Y PLUMA, LOS CRONISTAS CULINARIOS DE PUEBLA | Cocina Cinco Fuegos