La ficción y la realidad.

 

Sin nombre, imagen proporcionada por Iván Gómez para Neotraba

Sin nombre, imagen proporcionada por Iván Gómez para Neotraba

Por Iván Gómez (@sanchessinz)

 

Esto sucedió en un bachiller ubicado en algún lugar de la ciudad de Puebla. El director de la institución presentó un informé detallado sobre lo que se ha realizado desde el nacimiento de la escuela. El informe duró 50 minutos, de los cuales ocupó 20 para relatar lo difícil que fue concebir su construcción y explicar su crecimiento en la última década. Los 30 minutos restantes, peroró sobe lo ocurrido en los últimos 12 meses (que son parte de los tres años que él lleva a cargo del bachiller), se refirió a ellos como: la etapa con mayor luz en la institución, resaltó las construcciones y la significativa cantidad de alumnos que la institución alberga en ambos turnos.

 

El informe se llevó a cabo en una amplia sala que funciona de auditorio y se contó con la presencia del supervisor de zona, el subdirector, algunos maestros y un pequeño puñado de alumnos. Al finalizar el discurso se le otorgó la palabra al supervisor de zona, quien en 20 minutos, reconoció a la escuela como un símbolo de educación y progreso, asimismo le brindó varios minutos de elogio al director.

 

Días antes, muchos de los maestros tutores de cada grupo organizaron actividades en torno a la visita del supervisor de zona, ya que en sus palabras: “lo que ahora tenemos no sería posible sin ambos”. La organización consistió en diversas porras con frases pegajosas y rítmicas. Algunos hasta optaron por imprimir playeras con el escudo de la escuela, muchos otros compraron grandes cantidades de globos para adornar los salones. También se contrató a una banda que tocara desde la entrada de la escuela al auditorio y de regreso. He de decir que mis fuentes no me informaron quién la contrató y con qué presupuesto. Ese día se permitió dejar el uniforme y asistir con ropa de calle, muchas personas optaron por usar prendas elegantes, se podía apreciar a mujeres con vestido y a hombres de traje.

 

No hace falta decir que se perdieron varias horas de clase en los días previos y se cancelaron las clases el día del informe.

 

Al final, el resultado agradó tanto al director que decidió suspender las clases del día siguiente.

 

Mis fuentes me indican que un alumno que se manifestó en contra del evento entrevistó a varios profesores y algunos alumnos pidiendo su opinión al respecto. Las declaraciones fueron realizadas con su celular, algunas de ellas se muestran en este informe, aclaro que las identidades de los entrevistados están protegidas:

 

Entrevistador: ¿Qué opina de qué cancelen las clases para hacer este mitin? (ya que a todos los entrevistados les hizo las misma pregunta, en las siguientes la colocaré como “la pregunta incómoda”)

 

Profesor 1: Mira, no es cancelar las clases en sí, es apoyar a todo un proyecto, es todo lo que tiene que ver con el bachiller. No sólo es cancelar las clases, es darle el apoyo al director, a ustedes los alumnos para que dimensionen la importancia que tiene. Con esto demuestran agradecimiento al supervisor. Él tiene que ver el apoyo de ustedes, de nosotros los maestros y de la dirección. No es cancelar las clases, es agradecer lo que tenemos nosotros. Hubo una gran transformación en la escuela. No nada más es suspender las clases.

 

Entrevistador: La pregunta incómoda.

Alumno de primer año: Me parece bien porque a veces no se pueden juntar las dos cosas. Hay maestros que deben estar en el informe y no pueden dar clase.

 

Entrevistador: La pregunta incómoda

Profesor 2: ¿Qué? ¿Para qué me preguntas esto?

Entrevistador: Para un trabajo de investigación.

Profesor 2: Al rato.

 

Entrevistador: La pregunta incómoda.

Alumna de segundo año: Opino que está mal, porque deberían ver la calidad de la escuela considerando su nivel académico, entonces que le den un edificio a la escuela porque los alumnos echen porras me parece algo sin sentido. Además, si te pones en la mente de los alumnos seguro que están aquí más por perder clases y no porque de verdad quieran venir a recibirlo con flores y todo.

 

Aquí debo informar de algo más: hace un par de meses, se comenzó a construir un edificio para la institución. Mucho se dice al respecto, lo que más se escucha es que se mandó a construir gracias a que la escuela echó porras al supervisor en un evento de suma importancia para él.

 

Entrevistador: la pregunta incómoda.

Profesora 3: Bueno, creo que esto no es a diario, es un día importante en el que nos visita el supervisor de zona, quien es una gran autoridad. Como tal creo que es un día de felicidad para todo el bachiller.

 

Entrevistador: La pregunta incómoda.

Profesora 4: Considero que si es un informe puede ser formal, que haya clases, después se hace el evento y luego continúan las clases.

 

Recibí los audios junto con un papel en el que me indicaba que, al finalizar la última entrevista, la profesora quiso agregar algo más que no había pensado. En pocas palabras dijo: esto es pan y circo para el pueblo.

 

Me gustaría acabar mi reporte con esa última oración. Ahora que el mundo sigue perdiendo la cabeza con la llegada de Donald Trump, pudimos notar que el populismo realmente funciona en la política, pero no a favor del pueblo, sino para engatusarlo.

 

La última profesora entrevistada añadió que mezclar lo académico con lo político a veces es imposible, pero le parece una lástima que sea así.

 

Dime, ¿tú qué opinas?

 

A Iván también lo puedes leer en: https://vertederocultural.wordpress.com/

 

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Fotografia

Add a Comment