Entrevista a Carlos René Padilla.


Carlos René Padilla habló con Óscar Alarcón, sobre Amorcito Corazón (Nitro Press, 2016): Pedro Infante, detectives, una novela negra Sigue leyendo

Carlos Fuentes: el hombre de la corbata de fuego.


Este 11 de noviembre se cumplen 5 años de la muerte de Carlos Fuentes, Juan Manuel Aguilar escribe un texto en el que recuerda a este escritor Sigue leyendo

Los carniceros del norte.


Hay bandas que toman el terror como inspiración para componer sus canciones, una de ellas es Los carniceros del norte, de la que Eduardo Hernández Sigue leyendo

Historial del fuego: entrevista a Ovidio Ríos.


El ganador del Premio Estatal de Cuento Ricardo Garibay de Hidalgo, Ovidio Ríos, por su libro Historial del fuego, charló con Óscar Sigue leyendo

Muertos de hambre.


Muertos de hambre: cuento de Iván Gómez que se celebra la vida pero también recuerda a la muerte, la que siempre nos sigue, la que siempre nos Sigue leyendo

Periodismo Escrito con Sangre. Antología Periodística: textos que ninguna bala podrá callar.


Periodismo escrito con sangre es un libro póstumo del periodista asesinado en mayo de 2017, Javier Valdez Cárdenas, Juan Nicolás Becerra escribe una Sigue leyendo

El emisario o la lección de los animales: entrevista a Alejandro Vázquez Ortiz.


El emisario o la lección de los animales de Alejandro Vázquez es la aventura de un par de gemelos con el narco. Óscar Alarcón charló con él sobre su Sigue leyendo

Si se hubiera omitido ese paso…


Una de las historias del sismo del 19 de septiembre es la de las costureras que fallecieron en edificio No. 168, de Simón Bolívar, esquina con Sigue leyendo

Thelonious Monk: Underground.


El disco Underground de Thelonious Monk se compone por siete temas, es un disco representativo del maestro del jazz y Eduardo Hernández escribe sobre Sigue leyendo

Los días con Mona de Joserra Ortiz.


Los días con Mona de Joserra Ortiz es un libro de cuentos publicado por el Fondo Editorial Tierra Adentro y que Fernanda Barrientos reseña Sigue leyendo

Surtido Rico

Mero en la fuente.

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Surtido Rico | Leave a comment
Fuente foto de Óscar Alarcón

Fuente foto de Óscar Alarcón

 

Por Iván Gómez (@sanchessinz)

 

Estoy sentado en una de las muchas bancas oliva que hay por aquí. No pienso en nada en específico. Sólo observo el cielo pálido, las nubes que cubren las torres de la catedral, siempre acompañada de un devoto local o de un turista güero, que levanta la mirada para apreciarlas, observar las campanas, las tonalidades grisáceas de la pared, la cruz como punto máximo, el musgo que se filtra entre la piedra.

Sigue leyendo

La novela del tranvía y otros cuentos.

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Surtido Rico | Leave a comment
Portada de La novela del tranvía y otros cuentos de Manuel Gutiérrez Nájera foto de Mitzi Hernández

Portada de La novela del tranvía y otros cuentos de Manuel Gutiérrez Nájera foto de Mitzi Hernández

 

Por Iván Gómez (@sanchessinz)

 

En 1953 Juan Rulfo publica El llano en llamas, y con el paso del tiempo esa fecha quedaría marcada en la historia de la literatura mexicana; en 1954, Carlos Fuentes da a conocer Los días enmascarados, una de las primeras obras en tener una amplia recepción entre los lectores. Y poco a poco la literatura no sólo mexicana, sino hispana, gracias al llamado Boom, comienza a tomar los reflectores.

 

Hablar de lo anterior me lleva a plantear lo siguiente: quizá los autores mexicanos del siglo XIX no tuvieron la publicidad de la que gozaron los autores del siglo XX –ya que no existía ese concepto– pero tenemos autores destacados como Luis González Obregón, Manuel Payno, Manuel Acuña, José María Roa Bárcenas y Manuel Gutiérrez Nájera, quien es la causa de esta introducción.

Sigue leyendo

Aproximaciones al valor de la literatura.

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Surtido Rico | Leave a comment
Guillermo Samperio fotografía de Pascual Borzelli Iglesias

Guillermo Samperio fotografía de Pascual Borzelli Iglesias

 

Por Iván Gómez (@sanchessinz)

 

Desde que soy un niño con la capacidad de leer, mamá me decía que tenía que hacerlo aunque no me lo dejaran de tarea. Me obligaba a tomar uno de los pocos libros que entonces teníamos en casa y me indicaba el número de páginas a leer.

 

Naturalmente, eso no funcionó, ¡lo detestaba!, no entendía los renglones que pasaban frente a mis ojos, y lo veía como un castigo. En la escuela la cosa no era mejor; si la memoria no me falla, nos hacían leer poemas de Nervo y fragmentos del Quijote. Tal vez el único texto asertivo que venía en esos horrorosos libros de texto fue un cuento de Guillermo Samperio: Tiempo libre, es un recuerdo muy valioso porque yo tenía alrededor de 11 años y fue la primera vez que dije: ¡guau!, curiosamente, ese fue un texto que yo leí aburrido en la clase. Aunque venía incluido en el libro, nunca nos obligaron a leerlo e insistían con los clásicos.

Sigue leyendo