Takuya Kuroda.


Takuya Kuroda es un trompetista que logro llamar la atención del sello Blue Note Records, en su disco Rising Son mezcla desde afrobeat hasta algunas líneas de Hip-hop, pero también podemos notar algo de Sigue leyendo

No soy Stiller de Max Frisch.


Siempre hay algo que leer. nos dice Brandon Vázquez y nos recomienda No soy Stiller de Max Frisch, el libro habla acerca de un hombre que es confundido con otro y es encarcelado. Entonces Sigue leyendo

Matar de Carlos Sánchez.


La literatura es un placer que exige. Llega a ocurrir que no es el trabajo con el lenguaje lo que representa un reto para el lector, tampoco la estructura ni una cuestión técnica, sino Sigue leyendo

Reflexiones de un héroe.


Pablo Prieto nos trae su segunda entrega en la sección de fotografía. Una imagen tomada en el Museo Erasto Cortés. Pablo la ha titulado: Reflexiones de un Sigue leyendo

Los Antiguos.


Los Antiguos, se han caracterizado por tocar un Stoner con mezcla de Hard Rock, el cual serviría para conducir un auto a toda velocidad en una carretera desierta. Hoy el Eduardo Hernández nos trae Sigue leyendo

Entrevista a Jesús Pérez Ortiz.


Jesús Pérez Ortiz es estudiante de maestría en física en la BUAP, impartió la conferencia "Agujeros negros primordiales" en la prepa Alfonso Calderón. Lorena Victoria platicó con él para hablar sobre Sigue leyendo

La óptica en México, entrevista al Doctor Alejandro Cornejo Rodríguez.


El doctor Alejandro Cornejo Rodríguez platicó con Iván Gómez sobre la importancia de la ciencia con énfasis en la óptica y su divulgación en Sigue leyendo

México Noir y Un Plan Perfecto: Entrevista a Iván Farías.


La antología México Noir y Un Plan Perfecto, la novela más reciente de Iván Farías pusieron sobre la mesa de discusión la vigencia y la buena salud del género negro en México. Una charla Sigue leyendo

Pasar el duelo.


Pablo Prieto nos ofrece su primera colaboración en la sección de fotografía: Pasar el duelo. Porque las imágenes no solo se ven sino que también se leen, pasen a leer el trabajo de Sigue leyendo

El escritor y sus obsesiones: Donde no hay Dios de Omar Delgado.


Iván Gómez escribe sobre el nuevo libro de Omar Delgado, Donde no hay dios, el cual se nos presenta como un conjunto de cuentos en el que el eje central de las historias es Sigue leyendo

Entrevistas

Fun In The Sun: Entrevista A The Plastics Revolution

Posted on by Átomo Durán. Posted in Entrevistas, Niño Átomo | Leave a comment
TPR. Foto tomada de La Blogothèque Session.

TPR. Foto tomada de La Blogothèque Session.

Después de un viaje intergaláctico, el cual duró millones de años luz, The Plastics Revolution regresa a la Tierra por víveres y continuar así con su batalla, no sin antes dejar un rato sus katanas ninja y espadas láser para platicar con Jorge Durán (@cyanuro) sobre toda esta revolución que se aproxima.

Jorge Durán. ¿Es cierto que son de Marte y les gustan los carros?

The Plastic Revolutions. ¡Sí, mucho! Aunque más que carros lo que nos gustan son las naves espaciales, la verdad. Una vez intentamos construir una como la de Wayne Coyne pero no nos salió tan padre.

JD. Tengo entendido que varios de ustedes no viven en México, ¿cómo se puede mantener unido al grupo habiendo tanta distancia de por medio?

TPR. Es muy importante para nosotros mantener una comunicación constante. Le sacamos todo el provecho a internet para mandarnos archivos, mails y estar al pendiente de todo sea cual sea el lugar en el que estemos. De hecho estamos muy tristes porque cerraron Google Wave porque éramos tal vez los únicos que lo aprovechaban. La distancia es tan larga como la quieras hacer.

JD. ¿Cómo ven ustedes la escena musical mexicana? ¿Existe?

TPR. Definitivamente existe. Tal vez falta generar un sentido más fuerte de una familia o una comunidad¡o a nosotros integrarnos más, probablemente!—, pero de que hay un movimiento musical creciendo y generándose de manera conjunta, lo hay.

Sigue leyendo

Entrevista a Ocean’s Acoustic

Posted on by Átomo Durán. Posted in Entrevistas, Fotografia, Niño Átomo | 3 Comments
Foto cortesia de Ocean's Acoustic

Foto cortesia de Ocean's Acoustic

La cantidad de música que sale día a día es inmensa, de tal manera que las buenas propuestas se pierden, pero para que esto no suceda, Jorge (@cyanuro) nos trae a Ocean’s Acoustic, banda de Neo Folk, originaria del DF, quienes se dieron una pausa para darle una entrevista mientras promueven su EP homónimo:

Sigue leyendo

Breve Coleccion de Absurdos Sueños y Aberraciones

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Entrevistas, Neotraba | Leave a comment
Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones, foto de Cyanuro para Neotraba

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones, foto de Cyanuro para Neotraba

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones. Exposición Gráfica.

Teutli. Lia. Figueraz.

Museo Taller “Erasto Cortés”

1 de diciembre de 2011.

Por Óscar Alarcón

Después de algunos meses de retraso, artistas que llegaron y se fueron, pintores que jamás confirmaron su asistencia y autoridades que llegaron demoradas a la inauguración, se abrió la exposición Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones. Exposición Gráfica, con la participación de Alejandro Teutli, Lia Balderas y Fernando Figueraz.

De llamar la atención las dimensiones de los dibujos, pues son de gran formato, se expusieron en una de las salas más pequeñas del Museo Taller.

Pese a que la inauguración estaba programada a las 7 de la noche, la exposición abrió sus puertas una hora después. El acto protocolario sirvió para inaugurar la exposición antes mencionada, sino también Revés de otros artistas poblanos. Dos pájaros de un solo tiro.

Neotraba se dio a la tarea de recoger algunas impresiones de los artistas que expusieron, así como el punto de vista de María Fernanda Matos Moctezuma, Directora de Museos del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla; y de Miriam Ramírez, Directora del Museo Taller “Erasto Cortés”.

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones I, foto de Cyanuro para Neotraba

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones I, foto de Cyanuro para Neotraba

Óscar Alarcón. En la exposición Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones los dibujos son de gran formato, ¿son suficientes los espacios físicos para este tipo de obras?

Lia Balderas. Creo que el espacio queda chico. Cada uno sacó dos piezas porque no entraban; eso fue lo que pudimos hacer con las obras para darles espacio y aire.

Fernando Figueraz. Tomamos decisiones de museografía y creo que fueron las correctas. Había más piezas para exhibirse, y como quedó repartida museográficamente fue lo idóneo. No creo que reste, salvo en algún par de piezas en donde el espacio es muy corto, en lo demás se puede ver.

Alejandro Teutli. Se adecuó lo mejor posible. Seguramente no es el espacio idóneo pero no creo que demerite. Hace un momento entré, cuando llega mucha gente el espacio se reduce, a mí no me dio la sensación de amontonamiento. El espacio cumplió, es adecuado.

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones II, foto de Cyanuro para Neotraba

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones II, foto de Cyanuro para Neotraba

ÓA. El formato de los dibujos es extraño pero a la vez interesante.

LB. Es una forma de hacer que el dibujo pese otra vez. Siento que muchos artistas y el público han demeritado al dibujo. El otro día teníamos una discusión sobre ¿qué era dibujar? Y ¿qué era ver un dibujo? Los conceptuales decían: “veo una línea de agua y es dibujo”, yo respondía “no es cierto, tú estás viendo un dibujo, no estás dibujando”. Es darle el peso y la grandeza al dibujo que es donde empiezas.

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones III, foto de Cyanuro para Neotraba

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones III, foto de Cyanuro para Neotraba

ÓA. ¿Cuál es el estado de salud de la gráfica poblana respecto al resto del país?

LB. Puebla… ¡Ay! No quiero decir números, no me quiero comprometer a tanto. Creo que la gráfica en Puebla ha pesado mucho más que otras cosas. La gráfica tiene gran peso, hay muchos grabadores que han destacado, mucho más que en otros lugares.

FF. El estado de salud de las artes en Puebla es, como siempre, moribundo. No hay circuitos, y tampoco se toman muy en serio los artistas entre sí. No hay respeto ni intercambio con sus obras.

AT. Es tremendamente bueno. Tenemos a César Chávez, que ya lo están reconociendo a nivel nacional e internacional, y algunos otros colegas y artistas. Estamos tratando de hacer las cosas, a veces de manera individual porque no siempre se puede coincidir o recibir apoyos del estado. Uno tiene que seguir trabajando.

Creo que goza de muy buena salud, lo digo por experiencia. He estado en varias exposiciones de carácter internacional y en Puebla, francamente, hay muy buen nivel.

 

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones IV, foto de Cyanuro para Neotraba

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones IV, foto de Cyanuro para Neotraba

ÓA. Inaugurar dos exposiciones de dos escuelas distintas ¿contrapone a los públicos?

FF. Los puede enriquecer. Cuando vas a una comunidad o a un pueblo y tienes fiestas de quince años comunitarias, comes más rico: más mole, más arroz y más tortillas.

AT. En este caso enriqueció. Yo me enteré hace dos días que esto iba a suceder, hubo una convivencia cordial, cada quien en su rollo y tener la oportunidad de ver otra exposición.

 

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones V, foto de Cyanuro para Neotraba

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones V, foto de Cyanuro para Neotraba

María Fernanda Matos Moctezuma

Directora de Museos del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes.

Óscar Alarcón. ¿Cuál es el estado de salud de la gráfica poblana respecto al resto del país?

María Fernanda Matos Moctezuma. No hablaría en especial de la gráfica poblana. Creo que en México, la gráfica conjunta una serie de técnicas que tienen una gran fuerza. En Puebla, Oaxaca, Guadalajara, Ciudad de México, Guanajuato, Aguascalientes, Zacatecas, hay pequeños grandes talleres que están conjuntando artistas tanto jóvenes como viejos maestros que siguen trabajando con las viejas técnicas del grabado casi medievales, junto con estas aportaciones novedosas de la gráfica. Puebla está a la vanguardia junto con todos los demás. Hay una manifestación nacional de fuerza en el grabado.

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones VI, foto de Cyanuro para Neotraba

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones VI, foto de Cyanuro para Neotraba

ÓA. El formato de esta exposición, la hace aún más atractiva, sin dejar de lado las técnicas de antaño como usted las menciona. El formato sale de lo normal.

MFMM. Para hacer el grabado han utilizado no sólo el papel, han empleado otros medios, lo cual la hace una exposición muy rica [refiriéndose a la exposición Revés]; en el caso de los dibujos de gran formato, me han gustado muchísimo por el rigor del dibujo, pues es una idea primigenia en la idea del artista que exige un gran dominio. Por otro lado se nota una manifestación muy fresca, los dibujos de Lia —hechos en bordado— me parecen una aportación muy novedosa, y la vez valora algo que es muy propio de nuestro país, pero también algo que forma parte de la infancia de todas las mujeres: el bordado.

Al menos antaño —aunque ya me confirmó Rosa Borrás que ella también tomó bordado, pensé que después de mí ya se había acabado— era parte de la formación. Llevarlo a una manifestación artística mayor me parece muy afortunado.

 

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones VII, foto de Cyanuro para Neotraba

Breve Colección de Absurdos Sueños y Aberraciones VII, foto de Cyanuro para Neotraba

ÓA. Inaugurar dos exposiciones de dos escuelas distintas ¿contrapone a los públicos?

MFMM. Al contrario. Pienso que es una diversificación de manifestaciones que le permite al público tener una visión más rica, más completa de lo que está aconteciendo. Por un lado puede apreciar la aportación de jóvenes, y de artistas con más reconocimiento a nivel nacional.

Detalle, foto de Cyanuro para Neotraba

Detalle, foto de Cyanuro para Neotraba

Miriam Ramírez

Directora del Museo Taller “Erasto Cortés”.

Óscar Alarcón. ¿Cuál es el estado de salud de la gráfica poblana respecto al resto del país?

Miriam Ramírez. En el Museo tenemos relación con otros talleres que producen gráfica. Puebla tiene bastante gente que está iniciando o con muchos años de trabajo en la gráfica, la representan muchos creadores. Hay varias escuelas de arte, colectivos, talleres institucionales, independientes que hacen que se produzca mucha obra.

Hicimos una exposición colectiva de gente de Puebla, Oaxaca, Tlaxcala. Hay buenos representantes.

Detalle I, foto de Cyanuro para Neotraba

Detalle I, foto de Cyanuro para Neotraba

ÓA. Inaugurar dos exposiciones de dos escuelas distintas ¿contrapone a los públicos?

MR. Me parece que es rico que se compartan los públicos. Es natural que haya conocidos de alguno de los proyectos. Sin embargo la intención es la de compartirlos, aumentarlos y que todos conozcan el trabajo de todos. Mientras más se conozcan y se difundan es más rico.

Detalle II, foto de Cyanuro para Neotraba

Detalle II, foto de Cyanuro para Neotraba

ÓA. En la exposición Absurdos… los dibujos son de gran formato, ¿son suficientes los espacios físicos para este tipo de obras?

MR. Sí. Nos ha dado oportunidad para presentar exposiciones como la de José Guadalupe Posada, que ocupaba todo el Museo. Se conserva el espacio permanente de colección de Erasto Cortés. El proyecto de breve colección siempre estuvo pensado para este espacio.

Hoy que vimos totalmente montado pensamos que estuvo ni mandado hacer, se disfruta la obra y el recorrido es bastante agradable.

Detalle III, foto de Cyanuro para Neotraba

Detalle III, foto de Cyanuro para Neotraba

ÓA. ¿Qué opinas del gran formato de estos dibujos?

MR. El formato grande me gusta mucho en dibujo y en otras técnicas. Creo que es impactante cuando entras a la sala, no es lo que esperas y te llevas una sorpresa.

Entrevista a Matucha

Posted on by Átomo Durán. Posted in Entrevistas, Neotraba | 1 Comment

Por Óscar Alarcón, Jorge Durán y Gilberto González

8 de octubre de 2011. Ciudad de Puebla, México

Foto de Óscar Alarcón para Neotraba

Matucha, Foto de Óscar Alarcón para Neotraba

Óscar Alarcón. ¿Quién te puso Matucha?

Matucha. Yo solita. Lo encontré en el diccionario. Significa “audacia para los negocios” y “demonio”. Lo utilicé por lo último, porque suena mexicano. La gente piensa que me llamo Martha. Voy a lugares y me llaman así, o Martucha.

Mucha gente cree que soy de Guadalajara, ya que cuando viví allá comenzó todo lo de Matucha. Escapé de Puebla por comentarios de mucha gente. Inicié de cero, sin clientes, sin chamba, con un blog y se me dio la oportunidad. Allá pulí a Matucha, y sonó mucho en Guadalajara; trabajaba en una empresa, pero no pude estar bajo un horario, entonces renuncié, y por eso tengo mi estudio en Puebla.

Foto Óscar Alarcón para Neotraba

Foto Óscar Alarcón para Neotraba

Gilberto González. ¿Qué es lo que quieres decir con la creación de los Art Toys?

Matucha. Una historia. El Art Toy debe tener una excelente idea detrás y una excelente ejecución en la técnica. Puede haber Toys que veas y digas: “Ah, órale… ¿y?”; deben crear una emoción, un sentimiento.

ÓA. ¿Cuándo das un taller de Art Toys, llevas prefabricadas las piezas o quien entra a tu taller debe enfrentarse a la labor de realizar todo, incluso la pieza con la que va a trabajar?

M. Tengo un modelo y siempre lo estoy cambiando, esa es la base nada más, no hay límites, las personas que entran al taller le pueden agregar accesorios, cortar o tallar.

ÓA. En uno de tus talleres uno de los chavos hizo un panda.

M. No me gusta que se queden con la primera idea. Siempre les digo: gira la pieza, voltéala. Lo que hizo la chica del panda fue girarla; pero era la misma base.

Cuando hago un taller, nunca enseño las piezas de madera, las tengo escondidas. A las personas que participan primero les hago crear la historia, si no cometen el error de decorarla; hago que cuenten una historia y después les doy el material.

Art Toy de Matucha, en madera; foto de Cyanuro para Neotraba

Art Toy de Matucha, en madera; foto de Cyanuro para Neotraba

GG. ¿Este tipo de expresión tiene un valor artístico?

M. Sí. Yo soy ilustradora, algunas personas me preguntaban ¿eres artista? Y yo contestaba: “No, ser artista es pintar algo más serio”. Ahora ya me consideran una artista y mi trabajo ya lo veo como arte. No puedo realizar cien piezas iguales, no se puede, cada pieza es única, es arte al final de cuentas.

ÓA. Creo que es más interesante que tu trabajo tenga un trasfondo literario con la creación previa de una historia, no sólo se trata de tomar tu dunny y ponerse a pintar lo primero que se te ocurra. Me parece más enriquecedor que tenga una historia, sustentada por la oralidad, y que a final de cuentas se puede convertir en literatura y que se arraigue más con lo visual, la combinación resulta interesante. La pregunta que hacía Gilberto es porque hemos visto a mucha gente que hace Art Toy que pinta y dice esto es arte, y no hay un planteamiento estético.

M. Varias personas me escriben en Facebook para decirme: “Mira, me voy a dedicar a los Art Toys” y creen que sólo es pintar por pintar. Soy muy dura, muy crítica y se molestan cuando opino de algún Toy: “te falta mucho trabajo en el pincel, te falta mucho trabajo en los acabados”.

En mis talleres debes contar una historia, darle nombre a tu personaje, una vestimenta, una expresión —ya sea risueña, enojada—; siempre les digo que no se queden con la primera idea, que exageren algún detalle, es decir si se ve contento que se vea muy feliz —aunque no es nada fácil. Les señalo y corrijo si está mal lijado, mal pintado, o si la técnica no es tan buena.

Es muy divertido enseñar los secretos. No soy envidiosa, ya que si me preguntan cómo logro un efecto les digo la manera de hacerlo. Enseño todos mis secretos.

Foto por Cyanuro para Neotraba.

Foto por Cyanuro para Neotraba.

GG. ¿En dónde están las historias?

M. Son muy cortas y soy malísima redactando —por eso soy ilustradora. Por más que me pidan hacer larga mi biografía, es muy corta. Entonces las historias son pequeñas. Ahora ya cuento algunas, como la de Pancracio: un mimo feliz, hasta que su madrastra le cosió la boca con una aguja oxidada. O Anselmo el aviador, quien solamente sabe volar avioncitos de papel.

Jorge Durán. ¿Te gustaría juntar todas las historias?

Matucha. Fíjate que sí, tengo varias historias que se están cocinando. De hecho cuando vendo un Toy, regalo un certificado de autenticidad, y una historia pequeñita.

Tengo la intención de hacer una serie de mis fobias: “Las fobias de Matucha en Toys”, —pero con un pequeño librito donde te cuente la colección de las piezas— ya que tengo bastantes y me gustaría traducirlas a Toys.

ÓA. ¿Consideras que una persona que se dedica al Art Toy tiene que nutrirse de otras artes? En este medio se farolea muchas veces, algo como: “Ya me bajó la inspiración y me voy a poner a trabajar”.

M. Fíjate que hay que buscar la inspiración. Siempre les doy 3 consejos a mis alumnos: Leer, observar, bocetar. Ese es mi método. Soy muy observadora, veo a la gente y me digo: “lo haré Toy” porque veo características, o veo los colores. Fui a Chiapas y vi unos guajes, me llamó la atención el color, entonces hice un Toy que se llama Horacio el Ácido; hay colores que están en los libros, en pantoneras, pero otros no, la naturaleza te los da, no existen en ningún libro. Recuerdo que le tomé fotos a los guajes y entonces Horacio tiene ese verde: ácido.

Fui a Oaxaca y la ciudad es mágica, de repente me decían: “Tú ves cosas que nosotros no vemos”. Le tomo fotos a todo: puertas viejas, hojas, colores nuevos, texturas; esa es mi metodología. Lo único que investigo es cómo lo han hecho. Me inspiro leyendo, tomando un té, veo historias de asesinos seriales; cuando no se me ocurre nada salgo y observo. Voy al cine, a las luchas, también me inspiro en situaciones.

Foto de Cyanuro para Neotraba

Foto de Cyanuro para Neotraba

GG. Retomando la idea del canon del arte, pienso en Warhol cuando le preguntaban ¿qué es el arte? Y decía es todo lo que ustedes quieran, aquí hay un rescate de la técnica que no sólo se ve en ese tipo de arte, si no en el arte pictórico, donde pareciera que no importa la técnica, simplemente es hacer rayones.

M. Ayer le mostré un trabajo a mi chavo y dijo: “No me dice nada”. Cuando te haces famoso, cualquier cosa que hagas es arte, estoy peleada con eso; yo no soy conformista, si me aburre la técnica, la cambio, puedo pintar de diferente forma, eso sí, los dunnys siempre deben verse viejos, olvidados o sucios.

Estoy en desacuerdo que cualquier rayoncito sea arte. El ego y el nombre te llevan a hacer cualquier cosa. En mi caso es todo lo contrario, cada personaje debe ser más complicado, debe llevar más detalle, más técnica.

Lo empecé a ver profesionalmente cuando gané un concurso donde hice una porquería, era para Nueva York, y lo hice una hora antes. Es el peor de mis trabajos, y lo convirtieron en Toy: mi primer juguete de vinil. Creo que la figura está linda, pero no estoy orgullosa de él, desde ese momento me dije: “Es algo que puedes mostrarle al mundo”, entonces hago cada personaje como si fuera el último en la vida, ya no hago porquerías. Aunque me pidan que los haga rápido, pongo límites de cuanto me tardo.

Foto por Óscar Alarcón para Neotraba

Foto por Óscar Alarcón para Neotraba

GG. ¿Por qué la idea de lo viejo y lo sucio?

M. Porque me gusta mucho el estilo vintage —hasta como me visto—, colecciono cosas viejas, me gusta las historias tristes de asesinos seriales, sucias; las fotografías viejas, lo olvidado, por eso mi técnica de acabado.

JD. ¿Cuál es la respuesta en México hacia tu trabajo?

M. En Puebla es difícil, todo lo ven como competencia. Dicen que nadie es profeta en su tierra, entonces cuando me invitan me da gusto que valoren mi trabajo. Ha sido complicado; yo confío en el nuevo talento, se qué atrás de mí va a llegar alguien mucho mejor. Próximamente abriré una tienda donde impartiré talleres; pero también es porque nadie creía en mí cuando empecé. No hay nada como abrir un espacio para apoyarlos.

A mí me pisotearon cuando empezaba, me decían que no era nada y eso me ha hecho ser mucho mejor. A quienes me pisotearon, me los he encontrado y mi trabajo solito me ha validado; estuve a punto de tirar la toalla, no encontraba chamba, y me preguntaba “¿Qué carajos hago en este mundo tan complicado?, pero es cosa de agarrarte del sueño.

Por eso aliento a mis alumnos, ellos no confían en sí mismos. A mí me falta llegar más lejos y soy ambiciosa, no quiero ser millonaria, ni famosa, soy apasionada de mi trabajo.

Mi sueño era ser parte de una serie de Kidrobot. Pero me decepcioné, ya que es mucha mercadotecnia y mucha burocracia.

JD. De los artistas que participan en Kidrobot, ¿cuál es tu favorito?

M. Joe Ledbetter me encanta; Kathie Olivas, porque es muy oscura; Nathan Jurevicius; Chauskoskis, amo el trabajo de sus customs.

JD. ¿Y cuáles series de dunnys te gustan más?

M. Cuando empecé en esto coleccionaba dunnys, me gastaba toda mi lana en juguetes de colección —como Tokidoki. Créeme que ahora no sé cuáles existen, yo estoy clavada en lo mío, y como tengo a mis compañeros de Most Wanted y Red Mutuca, ellos son los que me dicen lo que ha salido. Por ahora, lo que más colecciono son Do It Yourself (Házlo tú mismo). Siempre ando en busca de nuevas plataformas, entonces mentiría si te dijera que mi serie favorita es la francesa. Las observo pero no tengo una favorita.

ÓA. ¿De qué te gustan los tacos?

M. Me encantan los tacos, pero no tengo favoritos. Aunque me gustan mucho los de carne asada.

JD. Para cerrar, ¿Matucha es?

M. Matucha es diablo, es travesura, es bizarro. Debe ser bizarro, sino no, no es Matucha. Un toque entre lo cute y lo sarcástico.

Foto por Cyanuro para Neotraba

Foto por Cyanuro para Neotraba

Entrevista a Tres Tigres Sound System

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Entrevistas, Neotraba | 4 Comments
Tres Tigres Sound System, Foto Jorge Durán para Neotraba

Tres Tigres Sound System, Foto Jorge Durán para Neotraba

Por Óscar Alarcón y Jorge Durán

Profética, Ciudad de Puebla

17 de agosto de 2011.

Óscar Alarcón. ¿De dónde surge la idea de hacer Tres Tigres Sound System?

Óscar Cantún. El proyecto lo hicimos entre mis colegas y amigos Daniel, Sergei Ramírez y yo. La idea inicio principalmente como un colectivo de diseño gráfico; hay muchos colectivos de ilustración, como El Comando, o Tripas y otros más en Puebla. Se trata de hacer diseño gráfico, dejar a un lado la cuestión artística, no del todo, pero sí hacer algo más formal y más trabajado.

Después, Sergei tuvo la idea de mezclarlo con música, proponerlo como un proyecto de diseño y de música, la cual sería de selecters, para ponerla en las fiestas. Si tú invitas a Tres Tigres Sound System, es para llevarte toda una propuesta visual y musical y armarte toda la fiesta.

En nuestra fiesta de presentación hubo carteles, visuales, escenario y DJ’s.

Jorge Durán. ¿Cuánto tiempo llevan planeando Tres Tigres Sound System?

Óscar Cantún. Lo comenzamos a planear en febrero de 2011. Y hemos tenido impacto en la propuesta musical. El plus de Tres Tigres Sound System es que si nos invitas a una pasarela, seleccionamos la música adecuada para ésta, o si se trata de un lounge o minimal, escogemos algo más tranquilo. Pero igual nos pueden invitar a una fiesta de reggae y únicamente pondríamos ese tipo de música. Ese es nuestro plus, la calidad y lo demás vienen implícitos.

ÓA. ¿Como diseñadores gráficos o como artistas, cuáles son sus influencias?

Daniel Azcatl. Para mí, una referencia mexicana es Vicente Rojo; me gusta su gráfica, se me hace muy simple, directa y sin adornos de más.

ÓC. La propuesta de Alejandro Magallanes me gusta, ya que no es bonita, pero sí bastante funcional, tiende a ser bastante grotesco.

Aunque me inclino más por la ilustración, tengo influencias desde Alex Pardi hasta Mathew Cooper —que es un actor sale en Mentes Criminales como el doctor Spencer— es un ilustrador muy bueno y también es muy grotesco. José Guadalupe Posada me resulta bastante atractivo.

ÓA. ¿Lo sientes cercano a ti?

ÓC. Sí porque proponía una gráfica muy grotesca, su obra estaba muy bien trabajada y al mismo tiempo encuentras sencillez; tuvo propuestas para trabajar en grandes periódicos pero le ponían muchas limitantes y por eso las rechazó, tanto así que murió en la pobreza total y casi lo entierran en una fosa común.

Óscar Cantú y Daniel Azcatl, de Tres Tigres Sound System, foto Óscar Alarcón para Neotraba

Óscar Cantú y Daniel Azcatl, de Tres Tigres Sound System, foto Óscar Alarcón para Neotraba

JD. ¿Cuál es el mensaje que ustedes como Tres Tigres Sound System quieren dar?

ÓC. La reinvención, juntar a la música con el diseño. Si se dan cuenta traemos la idea de los Sound System jamaicanos, de lo que se trata es poner el ambiente en la calle para todo el mundo.

En Jamaica se escuchaba la radio, pero tenían que ocupar radios con antenas muy poderosas para captar las frecuencias de Miami; como es bien sabido Jamaica fue una isla de esclavos, entonces la marginación es bastante grande y no podían escuchar un disco, la radio o ir a un concierto. Por ello surgen los Sound System, que eran sistemas de sonido móviles en los que ponían música en las calles. Básicamente un DJ les ponía rock steady, dance hall, ska y ahí comenzó el reggae.

ÓA. ¿Como los bailes sonideros en México?

ÓC. Sí, esa sería la versión del Sound System.

ÓA. Acercar la música hacia lo popular, para impactar masivamente.

ÓC. Y convertirlo en varias escenas. En Tres Tigres Sound System también tenemos algo que se llama DivertiSet, que es poner música divertida; éste se pone en un punto específico de la fiesta, y pongas la música que pongas, todos van a bailar, como mezclar Mecano con cumbias de los Ángeles Azules.

Lo que intentamos es llevar la fiesta a todos lados, ofrecerles carteles, artes visuales y un escenario para que la fiesta tenga más presencia.

Cartel de Tres Tigres Sound System, foto Jorge Durán para Neotraba

Cartel de Tres Tigres Sound System, foto Jorge Durán para Neotraba

JD. ¿Qué tipo de música escuchan ustedes?

DA. Stereolab, Industrial; canciones muy tranquilas que me voy encontrando.

ÓC. Yo soy un poco más random, desde son jarocho, folklore chileno, hasta hardcore, post hardcore, dubstep, reggae, dub. Dentro de Tres Tigres Sound System tenemos raperos, skin-heads; a los DJ’s Grim y Perux —que les gusta el techno y el folk. Pero también nos gusta la música negra: el soul, ska, rock steady y dance hall. Eso es lo interesante de nosotros: todos somos diferentes.

ÓA. Entonces no hay discriminación. En muchos de los colectivos generalmente tienen una estética predestinada y no se salen de ahí, ustedes no, están muy abiertos.

ÓC. Es parte del diseño gráfico, no te puedes quedar en un solo lugar, como diseñador debes estar abierto a todas las posibilidades.

JD. ¿Qué les motivó a realizar el colectivo Tres Tigres Sound System?

DA. Óscar y yo trabajábamos solos, andábamos dispersos, cada quien por su lado. Entonces quisimos hacer las cosas bien, empezar un proyecto y no nada más hacer diseño por hacerlo, y como los DJ’s son nuestros amigos, dijimos: “vamos hacerlo, a ver qué pasa, no perdemos nada”.

Cartel de Tres Tigres Sound System, foto Jorge Durán para Neotraba

Cartel de Tres Tigres Sound System, foto Jorge Durán para Neotraba

JD. ¿Cuántas personas integran Tres Tigres Sound System?

ÓC. Hasta el último conteo, somos 10 tigres.

ÓA. Son bastantes, ¿entonces por qué en el nombre nada más tres?

ÓC. Porque comenzamos tres: Daniel, Sergei y yo. Ellos son amigos desde la secundaria, Sergei y yo somos amigos desde hace un año, hemos formado una buena amistad entre los tres, y entonces dijimos que si siempre nos juntamos para la fiesta porqué no hacer algo mejor. Con el proyecto tenemos mayor justificación para diseñar, no es lo mismo hacer un diseño como me gusta a plantearte diversas problemáticas: “vamos a hacer un cartel para una tocada de rap” o “para un fiesta en Cholula”.

JD. ¿En dónde y con quiénes más han trabajado?

ÓC. Hemos estado en eventos en Musa, en el Arto Mode, en Mixmedia, y en Espacio también nos invitaron a selectear.

Además, tenemos a nuestro rapero Karma DHiluz, quien tiene eventos continuamente, él también nos promociona. Para la fiesta de presentación lanzamos un CD conmemorativo: Tres Tracks Tres Tigres, es lo que estamos promoviendo.

Carteles expuestos durante la presentación de Tres Tigres Sound System, foto Jorge Durán para Neotraba

Carteles expuestos durante la presentación de Tres Tigres Sound System, foto Jorge Durán para Neotraba

ÓA. ¿Es de sello independiente o quién lo editó?

ÓC. El diseño es mío, exceptuando la tipografía. Trabajamos con tres DJ’s: Triple Mike de Tlaxcala, Le Rock, de Apizaco, y Revolver de Cholula, en la escena rap es muy conocido, muy underground.

JD. ¿Ustedes qué escena prefieren?

ÓC. Yo prefiero algo más conocido, el underground no me gusta tanto. Si quieres hacerla como diseñador no puedes ser underground.

ÓA. ¿Por qué decidieron estudiar diseño?

DA. Primero empecé como graffitero y después me metí a la pintura, el acrílico es mi fuerte, pinté cerca de dos años en la prepa, después me decidí por el diseño gráfico en lugar de artes plásticas.

ÓC. Desde muy joven tuve una educación artística, dibujo desde que tengo uso de razón, en mi casa siempre hubo libros de arte, ahí conocí a Van Gogh, Lautrec, Salvador Dalí; por otra parte también me gusta la psicología, entonces me pareció que el Diseño Gráfico podía ser la mezcla entre el dibujo y la psicología.

ÓA. Sabemos que Martha Vivar Cóyotl, quien se dedica a la fotografía, colabora con ustedes, ¿en Tres Tigres Sound System caben todas las expresiones?

DA. Nos gusta que no sólo seamos nosotros quienes expongan su trabajo, invitamos a los demás para que también formen parte, así fue como invitamos a Martha. El espacio está abierto.

JD. ¿Y cómo ha respondido la gente a Tres Tigres Sound System?

ÓC. Formalmente iniciamos el 12 de agosto de 2011. Ese evento fue como la fiesta de XV años de las niñas: “Órale, mija, ya estás grande”. Como se hacía antes, la presentamos en sociedad para el mejor postor o quien ofreciera más vacas, se casa con ella. Para eso fue la fiesta, no hubo lucro.

Tres Tigres Sound System, foto Jorge Durán

Tres Tigres Sound System, foto Jorge Durán

ÓA. Entonces ya tienen el proyecto, forman el colectivo, lo presentan y ahora, ¿qué hay más allá?, ¿cuáles son los objetivos a largo o mediano plazo para Tres Tigres Sound System?

ÓC. La idea es promocionarnos como diseñadores, tener una empresa que nos respalde, en la que nuestro trabajo esté funcionando, y por otra parte, en la cuestión musical que los DJ’s, puedan decir “somos Tres Tigres Sound System y traemos un buen show”.

Después, ganar dinero, porque está bien hacer las cosas por amor, pero éste es como una bolsa de pan, se acaba cuando no hay que comer. Debemos estar conscientes de que hay que comer.

También queremos Karma grabe para ofrecer otra variante, no sólo DJ’s; queremos traer música en vivo, rap en vivo, pero que sea más fresco, que salga del contexto, de la onda callejera, del ser malo, del “si me ves te golpeo”, romper con esos esquemas y enriquecer todo.

JD. Estos son los objetivos de Tres Tigres Sound System ¿y sus objetivos personales?

DA. Yo ser carterilsta, 90×60 es un chingo. Es un espacio muy padre.

ÓC. Quiero especializarme en ilustración, así como Daniel va a especializarse en cartel, yo pretendo ser ilustrador. Y dedicarme a la música, diseñar para bandas

JD. ¿Tienen algún despacho de diseño que les guste?

ÓC. Me gustaría trabajar con El ilustradero, aunque ¿por qué llegar a un lugar donde ya todo está establecido?, cuando tú puedes armar algo con tus propias ideas.

ÓA. ¿De qué les gustan los tacos?

ÓC. De tripa, de panzota y la barbacoa, incluso mi hermano y yo decíamos algo como “mataría a un borrego sólo para comerme las tripas”.

ÓA. Finalmente, ¿cómo definirían a Tres Tigres Sound System?

ÓC. Dinamita pura.

Entrevista a Ricardo Cartas

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Entrevistas, Guajolote Vengador | Leave a comment

“El espacio de la literatura es donde debes arriesgarte. Hasta la fecha no tengo miedo a caerme.”

Ricardo Cartas

 

 

Ricardo Cartas en Neotraba Radio, fotografía de Martha Vivar Coyotl

Ricardo Cartas en Neotraba Radio, fotografía de Martha Vivar Coyotl

 

 

El pasado jueves 28 de julio de 2011, Ricardo Cartas estuvo en Neotraba Radio. Con motivo de su visita publicamos una entrevista inédita que le realizó Óscar Alarcón en abril de 2010.

Por Óscar Alarcón

Tal vez pueda considerarse tarea sencilla entrevistar a un conocido. Pero me parece que no lo es. ¿Qué preguntarle cuando casi se le conoce por completo? ¿O cuando los temas que se de los que se le preguntará son temas de los que todos los días platicamos?

Ser miembros del movimiento Ultracostumbrista pudiese pensarse que simplificaría las cosas. Pero acercarse a un amigo con el ánimo de un periodista no es labor simple, es necesario despojarse de una vestimenta y enfundarse en otra.

Estoy casi seguro que para mi interlocutor, el cambio de disfraz apenas es perceptible. El rito es clichesco, la emoción grande, las preguntas muchas. El café nos hace compañía, se enciende la luz roja de la grabadora y comenzamos. Intento dejar mi nerviosismo a un lado, después de todo, a Ricardo Cartas lo reconozco como uno de los escritores que más me ha influido, y eso es un alivio para que las manos no suden. Le suelto a quema ropa una pregunta que me rondaba la cabeza desde hacía mucho tiempo:

 

Óscar Alarcón. Mucho se ha dicho sobre la paternidad del Ultracostumbrismo, ¿éste es un tema que te quita el sueño?, ¿quién es el verdadero padre del Ultracostumbrismo?

Ricardo Cartas. La verdad no me quita el sueño y no creo que haya un padre del Ultracostumbrismo. Más bien creo que es un movimiento que nació a partir de las coincidencias de varios escritores —en aquella época insipientes escritores— y lo que nos unió fue precisamente que compartíamos puntos de vista, tal vez no tanto literarios, pero sí de la atmósfera.

Cada quien tenía a sus escritores favoritos, sus formas y sus estilos. Pero lo que nos unió —y nos sigue uniendo— es el enfoque que tenemos de la cultura. A partir de nuestro punto de vista hemos entendido cómo se debe difundir ésta. Son simples coincidencias, inclusive hasta en la forma de vivir, de ver la vida. Ése es el punto neurálgico.

ÓA. Pero eso es lo más difícil…

RC. Sí, yo creo que es más difícil. Si se dejara de escribir seguiría siendo el Ultracostumbrismo simplemente por la percepción que tenemos de los acontecimientos.

ÓA. Un profesor de la Maestría de Literatura Mexicana de la BUAP, dijo que los escritores poblanos tienen problemas porque no les gusta salir de Puebla, que no les gusta mostrar su trabajo, ya no digamos en la capital del país sino en otros estados. Se refirió a varios grupos, desde el estridentismo, pasando por la bohemia poblana hasta terminar con los Ultracostumbristas, ¿qué piensas de esta declaración?

RC. Yo creo que no cabe la comparación ni con la bohemia ni con el estridentismo. La bohemia poblana fue un movimiento que tuvo sus propias características y que efectivamente nunca trascendió, ni siquiera en Puebla.

Por otra parte, el estridentismo fue un movimiento que sí trascendió. Hace algunos años aún existían escritores estridentistas, y no necesariamente en México, en España había algunos.

A veces hay interferencias en la comunicación, y muchas declaraciones como esa son chismes. Que yo recuerde el Ultracostumbrismo jamás se planteó para trascender a nivel nacional.

Ahora bien, los comentarios de ese estilo me agradan porque ya nos consideran en las cátedras de la maestría; lo he platicando con Rodrigo [Durana] y contigo: nunca hemos sentido la necesidad de volvernos escritores conocidos. Creo que eso responde a otro tipo de necesidades, a otro tipo de escritores.

En lo personal considero que cada quien va a publicar en donde pueda y en donde quiera; si no se puede en editoriales grandes tampoco está mal. Lo mismo sucede con escritores de talla nacional a los que sólo los leen sus cuates. Yo sé de muchos escritores que publican en grandes editoriales españolas y que solamente venden 600 ejemplares al año, realmente eso no indica si eres bueno o malo. Ahí está la literatura y lo demás dependerá de las estrategias de cada escritor, de la crítica o de la historia.

Ricardo Cartas y Gilberto González, foto de Martha Vivar Coyotl

Ricardo Cartas y Gilberto González, foto de Martha Vivar Coyotl

ÓA. ¿Cómo ves a los movimientos literarios actuales, compartes la idea de que esta generación de escritores es una generación huérfana?

RC. Te refieres a la generación inexistente ¿no? Precisamente la negación es una de las características de una nueva generación. Las generaciones nuevas niegan a las anteriores. Históricamente así sucede, y pasa en todas las manifestaciones artísticas.

Lo que sí creo es que en la generación de los 70’s, la mayor cantidad de escritores no jala para un mismo lado. No hay un planteamiento como generación, no hay movimiento en conjunto; eso no lo veo mal, pues así se dan las generaciones. Pero eso de negar las paternidades sinceramente —si lo hacen de manera consciente— se me hace torpe.

Es como si negáramos toda la existencia de la literatura mexicana. Es una gran torpeza. Creo que debemos retomar a todos los escritores que a nosotros nos gustan y nos impactan para tratar de superarlos, pero de ninguna manera negar esa paternidad. Eso sería caminar sobre el vacío total, seguramente lo dicen como un slogan pero no creo que sea real.

ÓA. Eso llegué a pensar, que se trataba de una pose.

RC. Tal vez una pose o un slogan. Y está bien. Si les funciona, adelante. Pero es poco verídico.

ÓA. ¿Qué piensas de los premios literarios, te gustaría ganarte uno y ser famoso?

RC. Nunca he ganado un premio en forma. Y ya soy bastante famoso, no necesito de esos premios [risas].

Me imagino que los premios son necesarios en algunas ocasiones, si un escritor no tiene un premio grande le va a costar diez veces más que lo lea mucha gente. Por otra parte, considero que ya hay muchísimos premios, prácticamente todo mundo puede estar premiado y seguir en lo mismo; los premios no repercuten en el proyecto literario: premios, becas, publicaciones en las mejores editoriales todo es circunstancial. Desde luego que sí aliviana, quién no va querer ganarse un premio donde te den 100 mil pesos; como escritor te aliviana muy bien. Pero al galardón no le veo mucho sentido.

ÓA. Y también está el hecho de que se pueden inventar los premios.

RC. Claro, y todo mundo sabe que los premios siempre son manipulados. Hay cierto grupo de jueces que conocen a los que van a participar. Si no en todos los premios, sí en la mayoría. De pronto te enteras que tal escritor ganó un premio “x”, revisas quiénes fueron los jueces y en ese momento entiendes por qué lo ganó.

Óscar Alarcón y Ricardo Cartas, foto de Martha Vivar Coyotl

Óscar Alarcón y Ricardo Cartas, foto de Martha Vivar Coyotl

ÓA. Cuando se publicó tu primer libro, La noche de Karmatrón, tu estilo era más desenfadado, no quiero decir que eso sea malo; cuando acudimos a Tus zapatillas suenan a sexo notamos a un escritor maduro, sin ataduras temáticas y muy bien encanchado en los cuentos; y al llegar a Los Suplicantes, nos encontramos con un escritor distinto, con la madurez de un escritor de cuentos parado frente a su primera novela, sin alejarse de su literatura y muy parecido al de los libros anteriores, ¿cómo ves tu progreso literario?

RC. Creo que La noche de Karmatrón fue un atrevimiento, un libro con el ansia y la aventura de publicar: aventarme al ruedo. Ese libro lo publiqué cuando tenía 24 o 25 años, todavía estaba en la licenciatura y ninguno de mi generación había podido publicar un libro.

Yo sabía que no era un libro bueno, pero eso no importaba. Lo que en realidad importaba era romper las estructuras psíquicas y sociales, es decir, aventarme. Afortunadamente no me fue tan mal, el libro fue reseñado a nivel nacional, con buenas críticas y se agotó el tiraje.

Tus zapatillas suenan a sexo es un libro mucho más pensado, publicado mucho tiempo después del primer libro. Ahí es donde se configura mi proyecto ultracostumbrista —me refiero a mi proyecto ultracostumbrista porque hay muchos ultracostumbrismos, no sólo es el mío.

En Los Suplicantes sucede lo mismo que pasó en La Noche de Karmatrón: es un atrevimiento, porque hablar sobre Puebla, en esas circunstancias, es un tema muy duro.

Algunas personas me han dicho que si nadie me ha comentado algo de ese libro, pero creo que ha pasado desapercibido. Y eso más que enojarme me agrada, porque quizá tendría muchos problemas por haberlo publicado. Los Suplicantes es una historia que me costó mucho tiempo concebirla, armarla. Lo que se cuenta en la novela, fue un reto al valor de escribir.

ÓA. ¿Cuándo escribiste Los Suplicantes era un momento tortuoso en tu vida?

RC. Tortuoso no, pero sí con mucho enojo. El libro está escrito con mucha furia. De hecho el primer título tenía que ver con eso, se iba a llamar Inventario de la Furia. Y poco a poco fue cambiando de título.

Trato de atacar los puntos clave de la sociedad poblana: el clero, la familia, el estado, todo lo que a título personal no me agrada. Quitarles la careta y exhibir a la otra ciudad. Una ciudad completamente nocturna, bizarra, llena de vicios y llena de personajes muy tortuosos, eso sí, y que padecen al vivir en ella.

Cuando la terminé sentí una gran descarga pero después pensé “De qué chingaos voy a escribir si ya escribí todo ahí”. Todas mis historias, mis vivencias se fueron con esa novela, todo mi aliento se fue con ella.

Ricardo Cartas y Gilberto González, foto de Alan Villaseñor Morales

Ricardo Cartas y Gilberto González, foto de Alan Villaseñor Morales

ÓA. El cuento “El Tigre de San Baltasar”, que aparece en el libro Tus Zapatillas Suenan a Sexo, es festivo pero también tiene una crítica social, ¿es ésta tu verdadera visión de la realidad?

RC. Es una parte de la realidad. Ese cuento salió en automático, ya lo había creado en mi memoria y solamente me senté a escribirlo y a divertirme, que era una de las tesis que manejaba en aquella época: escribir para divertirme.

No es mi visión total de la realidad, es una parte; refleja una anécdota que deja ver la crítica social pero nada más.

ÓA. En tu novela Los suplicantes, nos encontramos con que el Bisuras —el protagonista de la historia— es la invención de un personaje netamente poblano, ¿cómo vives tu mexicanidad?, ¿cómo sientes tu poblanidad? ¿Estás orgulloso de ser poblano? Tal vez mi pregunta sea un lugar común: el orgullo de ser poblano.

RC. La ciudad me agrada, creo que es un buen escenario para escribir y vivir. Pero sentirse orgulloso es algo que te engaña. Me podría sentir orgulloso de ser poblano si Puebla fuera otra, si fuera Londres, pero no lo es.

Sobre la mexicanidad creo que es un fenómeno geopolítico, no hace falta decirlo, no me identifico.

ÓA. Porque hasta Rius sacó su libro sobre la mexicanidad.

RC. Es el tema del año, estar a favor o en contra es un hit editorial. Hay mucha historia que se puede retomar y desmitificar. La pasión por ser mexicano no es algo que me llame la atención, ni siquiera había pensado en eso. Me agrada porque es como una novela que tiene puntos cumbres de tensión y eres participe de ello, pero sentirme orgulloso, para nada.

ÓA. Después de la aparición de La Noche de Karmatrón, Ignacio Trejo Fuentes se refirió a ti como un escritor de esos que no tienen miedo a caer, ¿consideras que tu literatura sigue siendo así?

RC. Sí. No te das cuenta hasta que te hacen ese tipo de comentarios. No escribo sobre temas literarios, es decir, no está presente la historia de amor, ni escribo historias arquetípicas que ha manejado la literatura, porque no me agrada.

Trejo Fuentes se refería a que soy un escritor que no radica en el D.F., que era muy joven, que publicaba en editoriales desconocidas, que prácticamente todo me valía madre. Y hasta el momento he conservado eso, el espacio de la literatura es donde debes arriesgarte. Hasta la fecha no tengo miedo a caerme.

Ricardo Cartas y Gilberto González, foto de Jorge Durán

Ricardo Cartas y Gilberto González, foto de Jorge Durán

ÓA. ¿Es Perla —la ciudad que describes en Los Suplicantes— la ciudad ideal para vivir?

RC. Depende, si eres un proxeneta sí. Si eres un músico o un escritor, también. Pero no se lo desearía a una familia común y corriente.

Es una ciudad literaria completamente, no creo que sea una ciudad habitable. Es completamente apocalíptica, y es una ciudad nocturna. Que tal vez se puede vivir en ella pero no en la tradición.

ÓA. Alguna vez leí minificciones y poesía tuyas —de hecho ganaste un premio de poesía—, ¿por qué te has alejado de estos géneros?

RC. De pronto te atrapan proyectos de largo aliento como Los Suplicantes, novelas breves o los cuentos, pero no sé por qué me aleje de la poesía. Sigo leyendo y escribiendo una serie de poemas que no he publicado. Tengo una tesis sobre los poetas…

ÓA. ¿Que buscan groupies?

RC. Pues hasta en las groupies son desafortunados, no tienen. Y las que encuentran son bastante feítas. Creo que no deben existir poetas, aquél que quisiera hacer poesía debería tener una banda de rock. En la música es en donde se pueden dar los verdaderos poetas. La imagen del poeta a mí me produce mucha flojera. Quizá por eso ya no escribo poesía porque me dan mucha hueva los poetas. Prefiero las cosas mucho más carnales.

ÓA. Regresando al Ultracostumbrismo, recuerdo que alguna vez te comenté que era un grupo sui generis, porque algunos de sus integrantes querían ser escritores y no podían, otros querían ser cineastas, y otros más eran buenos narradores pero no querían ser escritores, ¿qué crees que le depara a este movimiento?

RC. Creo que no mucho. El Ultracostumbrismo prácticamente se convirtió en una marca, y eso me agrada. El hecho de que se haya quitado el perfil de movimiento literario.

El futuro que tendrá es que los integrantes van a continuar con sus proyectos, pero no creo que dejen de escribir. Será un movimiento que en el futuro va a dejar sembradas algunas perlas dentro de la literatura. El Ultracostumbrismo se está cocinando como una literatura de culto, conocida, identificada, poco leída y que mostrará una de las facetas literarias contra todo el sistema literario hecho en México.

Desde el mismo nombre te puedes percatar de ello: prácticamente está prohibido enunciar la palabra “costumbrismo” en la literatura del siglo XXI. Sin embargo los ultras se sienten orgullosos de eso, porque saben que van a la contra.

Óscar Alarcón, Ricardo Cartas, Gilberto González y Edgar de la Cruz, foto de Jorge Durán

Óscar Alarcón, Ricardo Cartas, Gilberto González y Edgar de la Cruz, foto de Jorge Durán

ÓA. ¿Cuáles son los escritores que más te han influido?

RC. Curiosamente la mayoría de escritores que más me han impactado son norteamericanos: John Kennedy Toole, Raymond Carver, David Foster Wallace, Bob Dylan, Leonard Cohen y hasta Jack Kerouac.

ÓA. Sabemos que tu columna “Las cartas de Ricardo Cartas” es muy escuchada por radio BUAP, ahí tratas temas no tan literarios y que tienen que ver con las instituciones burocráticas que administran la cultura, ¿qué piensas ahora de las instituciones culturales?

RC. Las instituciones culturales —aunque existen honrosas excepciones— a nivel general ya no tienen razón de ser. Están enquistadas por los burócratas de la cultura. Cualquier secretaría de cultura de cualquier estado tiene un techo presupuestal que está generado con la intención de promover y crear la cultura hacia toda la población, con el objetivo de elevar los niveles culturales de la sociedad. Sin embargo, hemos sido testigos de que esas instituciones confunden la política cultural con la organización de espectáculos.

Si te dan un millón de pesos para hacer cultura se plantean objetivos de impacto. En sus mentes de burócratas ellos mismos se dicen “si publico una serie de libros que cuestan 25 mil pesos, de los cuales van a ser leídos —con mucha suerte— cien ejemplares, prácticamente es dinero tirado a la basura, no hay razón de existir”. En cambio, si organizas un concierto con cualquier banda, digamos Calle 13, que les cuesta una millonada y que reúne en el zócalo 10 mil personas, los indicadores cambian. Ahí, sí hay impacto, se ve el trabajo de la secretaría o de la institución cultural.

Pero si te fijas, la producción de libros aquí en Puebla es bajísima. Si no fuera por la Universidad Autónoma de Puebla, prácticamente no habría producción editorial en el estado, acción que en otros años era totalmente diferente.

Los burócratas se enfrentan a un dilema: invertir el dinero en libros que no necesariamente impacten, o hacer espectáculos para justificar que el trabajo sí se ve. Pero no hay un esfuerzo para que la gente se entere de la cultura.

ÓA. Porque sólo se organizan circos.

RC. Exacto, sale en todos los diarios, justifican el presupuesto y el sistema de gobierno. Aunque en los conciertos les estén mentando la madre a los políticos.

Hay una falta de creatividad en las instituciones culturales. Dentro de la burocracia la imaginación no existe; y si no existe, si no cumples los objetivos de elevar los niveles de cultura, no tiene caso que se invierta tanto dinero en una institución cultural donde se mantiene a cientos de burócratas, muchos de ellos con aires de artista, y que en realidad viven del estado y no producen nada.

Lo más interesante es que los focos de cultura, de extensión, de imaginación no se están dando alrededor de la Casa de la Cultura, están creciendo solos. Crean sus maneras para sobrevivir, y eso es lo más interesante: cómo los marginados están creando alternativas.

ÓA. ¿Se les vacunará a los burócratas para ser poco imaginativos, o se vuelven cuadrados al dirigir una institución?, ¿pensarán que el papel del estado es ser cuadrado?

RC. El estado es cuadrado, no hay de otra. Hasta el estado más liberal es completamente cuadrado.

Un ejemplo: cuando Cuauhtémoc Cárdenas era gobernador de Michoacán era lo más liberal que existía. Cada año se organizaba un festival de poesía donde llegaban los mejores poetas del mundo, entonces se les ocurrió invitar a Allen Ginsberg, y comenzó a hablar de las vergas; cuando lo oyó el gobernador, no aguantó y en ese momento se fue.

Lo que hay que entender es que el estado nunca va a poder entablar una relación con los creadores. Los creadores con el estado sí, de manera conveniente se moverán, lanzarán sus estrategias; pero el estado por su naturaleza no va a aceptar tanta libertad, atenta contra su principio. La cultura que se produce a nivel estatal es suavecita, no ofende, no produce ningún malestar. Y eso es lo que le gusta al estado, que se hagan cosas bonitas pero que no tenga la experiencia estética, pero eso sería lo más importante.

Ricardo Cartas, foto de Alan Villaseñor Morales

Ricardo Cartas, foto de Alan Villaseñor Morales

ÓA. Aquí en Puebla hemos visto puentes grafiteados sin temáticas fuertes.

RC. Le quitas todo, por naturaleza el grafitti debe ser espontáneo. Debe de ir en contra, si no, se vuelven rotulistas, y vale madre. Es como pedirte permiso para mentarte la madre: “ah sí miéntamela”, entonces ya te la voy a mentar suavecito.

ÓA. Mucha gente conoce tu trabajo no sólo literario, también el de promotor cultural, en el radio, en el mercado de letras, en la revista Marvin, en Radio BUAP, en radio funk, ¿crees que estas facetas forman parte de ti como escritor o las consideras como actividades que están al margen?

RC. Van a la par, es un camino paralelo. El uso de los medios es fundamental. Si te fijas todo mundo se queja de que en los medios no hay crítica, solamente aparece gente imbécil, gente a la que no le interesa la cultura. Si tienes acceso a los medios y no te vetan, adelante. No puedes dejar escapar esa oportunidad, hay poca gente que señala los talones de Aquiles de la política cultural. A todo mundo le vale madre.

Los diputados proponen un consejo de cultura en Puebla, ponen fechas para que se culminen las acciones y no se respetan las fechas. Les vale madre porque no hay ningún tipo de presión por parte de la ciudadanía, si fuera un tema como el aborto o el matrimonio entre homosexuales sería un tema candela.

A poca gente le interesa porque no hay difusión de los medios. Mientras más medios se abran para discutir estas cosas, más gente se enterará de lo que está sucediendo. Porque a pesar de todo no deja de ser dinero de la propia sociedad. Por lo menos como comunicador tu tarea es difundir.

Lo de ser promotor es algo que se da en automático, al ver que nada se mueve lo tienes que hacer tú.

ÓA. ¿Nadie se ha acercado a ti para vetarte?

RC. Hasta el momento no. He recibido réplicas, críticas, mentadas de madre, pero ningún contratiempo. El estado debe ser consciente de que son personas públicas y que están expuestos a la crítica.

ÓA. ¿Por qué escoger a la literatura como forma de vida?

RC. Fue prácticamente el único camino que se me presentó en la vida. Nunca quise ser contador o policía. Desde que entré en razón, en la adolescencia lo único que me gustaba era leer. Me quedé cautivado con la lectura y además se me hacía algo a la contra. Mientras todo mundo pensaba en sus carreras administrativas, a mí se me presentó la literatura.

Gracias a ella he podido sobrevivir, divertirme y padecer. Es el paréntesis donde uno puede estar en paz y alrededor el mundo lleno de locura.

Ricardo Cartas también habita en: http://www.ultracostumnews.blogspot.com/

 

Entrevista a Alberto Jorge Zarate Ramos

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Entrevistas, Neotraba | Leave a comment
Alberto Jorge, foto por Alberto Jorge

Alberto Jorge, foto por Alberto Jorge

 

Por Óscar Alarcón

16 de julio de 2011

Alberto Jorge Zárate es antropólogo, estudió en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, y a la par se desenvuelve como fotógrafo. Antes de comenzar la entrevista, platicamos un poco sobre la visión que mucha gente tiene de la antropología. Algunas personas me han dicho que es la ciencia más fácil, pues sólo vas a ver cómo se comporta la gente, haces anotaciones y eso es todo, me comenta mientras enciendo la grabadora.

Óscar Alarcón. ¿Cómo te ha permitido la antropología desarrollar tu fotografía? Sabemos per se que la fotografía es un registro antropológico.

Alberto Jorge Zárate. He descubierto que en la fotografía se puede captar más que una imagen, que puedes captar un sentimiento, he tratado de que a través de la fotografía se tengan registros fidedignos. Es complicado porque con la cámara sólo ves un escenario, y a la vez éste se multiplica en miles.

Estoy realizando investigaciones sobre memoria colectiva en comunidades de Tlaxcala, rescatando material fotográfico de principios de siglo. Ha sido complicado porque a las instituciones —y a veces a las mismas familias— se les olvida la importancia de este material. O le dan tanta importancia que no permiten el acercamiento y lo mantienen en cajas de zapatos. Eso hace que la foto se eche a perder.

Para mí, la fotografía no sólo es un registro, es la forma de ver la realidad en este momento. Este trabajo no lo tengo publicado porque a mucha gente le resulta agresivo.

He tratado de estar en diferentes vertientes de la fotografía: periodística, de publicidad, de moda; estuve en SICOM en un programa que se llamó Planeta; e hice denuncia social: violencia infantil, maltrato a la mujer, material que estoy tratando de refinarlo.

 

ÓA. ¿Con el trabajo que acabas de mencionar, estás construyendo los espacios de memoria o sólo te están sirviendo como registro para ver cómo la comunidad está construyendo su lugar de memoria?

AJZ. Sólo guardo un registro de comportamientos y actividades socioculturales, que nos permitan tener una mayor comprensión futura de todo lo que está pasando ahora. Y también tengo otros proyectos, como la construcción de una memoria colectiva sobre las fiestas de navidad en un pueblo de Oaxaca. En este momento sólo se trata de registros.

El trabajo interdisciplinario de fotografía y antropología es el que estoy haciendo en San Pablo del Monte, Tlaxcala, con limitado apoyo del CONACULTA, y es un trabajo arduo. En este trabajo no sólo es el rescate de la memoria, sino encontrar gente que sea creativa: como pintores o artesanos, que lamentablemente ya no están trabajando —a pesar de ser gente muy talentosa— simplemente porque el arte no da.

ÓA. ¿La fotografía puede llegar a ser un lugar en donde la gente se identifique? Así como en un momento fueron las pinturas, ¿la fotografía puede construir identidades o solamente está en la línea del registro?

AJZ. Construir una identidad depende de muchas cosas, y la fotografía forma parte de éstas, sobre todo en este mundo tan digital. En medios como facebook o twitter, las personas te describen todo su mundo, pero hay que recordar que lo que esa persona muestra con sus fotografías es sólo lo que quiere que la gente vea. Muchas veces omitirá partes vergonzosas y por lo tanto podríamos hablar de una identidad limitada porque no nos está mostrando toda la realidad.

No van a colocar una fotografía en la que se note que están engañando a su pareja —aunque mucha gente lo ha hecho— o una foto en la que ponga en riesgo su persona o su honor. Por lo tanto el concepto de “construir la realidad a través de la fotografía” se vuelve limitado. Y más cuando existen medios de la edición de las fotos.

Imágenes que vemos y que pueden no ser reales resulta que pueden servir para la construcción del imaginario. Creo que entender a la fotografía como parte de una identidad es demasiado subjetivo, porque debemos comprender bajo qué contexto se realizó. Como las pinturas o los libros. No puedo decir que es un espejo fidedigno pero nos muestra mucho de la realidad.

Cantante, foto por Alberto Jorge

Cantante, foto por Alberto Jorge

ÓA. ¿Entonces por qué seguir creyendo en la fotografía?

AJZ. La fotografía es importante dependiendo de quien la realice, lo que no quiere decir que una persona que no conozca nada de foto no pueda tomar una y ésta forme parte de un registro o de una realidad.

Por ejemplo, al Huey Atlixcáyotl van cientos de turistas y alguien toma una fotografía, y como tal ya forma parte de un hecho real. La fotografía va a servir de apoyo, “la imagen vale más que mil palabras”, el problema es saber qué palabras y además saber qué tan reales son esas palabras. La fotografía va a carecer de sentido hasta que alguien le dé una correcta interpretación y para darle sentido a la foto vamos a necesitar personas, investigadores, cronistas.

Hoy en día la imagen se encuentra por todas partes —y no quiero decir que antes no estuviera— pero el boom es completo: desde celulares, ipods, ipads, internet. La imagen bombardea por todas partes, entonces hay que separar aquellas en las que voy a basar mi trabajo. Tenemos imágenes publicitarias en las que podemos ver personas volando, fotografías trabajadas  en la que podemos ver a la misma persona repetida varias veces y no es real. Y podemos ver otros materiales que nos van a ayudar a entender el desarrollo de un hecho. En internet encontré una fotografía de un conflicto en el D. F. en donde se veía a una pareja besándose, entonces podemos pensar que el fotógrafo les dijo “aprovechen”, y así se construyó la imagen.

Hablando de besos, la fotografía en la que se ve al marinero besando a una muchacha al término de la segunda guerra mundial, se convirtió en un ícono y se ha demostrado gracias a la investigación, que estas dos personas no se conocían.

En Francia apareció una fotografía en la que se ve la Torre Eiffel y se ve a una pareja besándose en un restaurante, tiempo después se descubre que el fotógrafo lo montó todo, y se creía que había sido similar a la de Nueva York. A pesar de que en ambas se ve un beso, una es espontánea y la otra es construida. Depende quién hace la foto y para qué se va a utilizar la fotografía.

ÓA. ¿Cómo ves el estado de salud de la fotografía en Puebla?

AJZ. Crítico. Estuve trabajando en diferentes líneas. Acabo de hacer un trabajo en el terreno de la publicidad, ahí me pude dar cuenta de que a la gente en Puebla no le interesan las cosas artísticas sino las cosas económicas. Te pueden comprar una fotografía que cueste mucho si antes tuviste ya un cliente de renombre. El cliente es lo que hace al fotógrafo.

Por otra parte, existe otro tipo de gente —que es la mayoría— que busca más cantidad que calidad. La fotografía en Puebla se encuentra en estado crítico porque muy poca gente le apuesta, hay muy pocas galerías. El concepto de fotógrafo está devaluado, se piensa que por tener la cámara ya eres fotógrafo. Y no es así. Se necesita una formación intelectual, emocional, estética para tomar una imagen.

Me he encontrado con mucha gente que le dice “qué precioso”, a la fotografía de su perrito; y a la foto de un profesional, que ha sido trabajada con estilismo, le dicen “no me gusta” y en esa foto se ponen a ver los detalles. Por eso es que las fotos del perrito suben a una categoría que no le corresponde, y a la persona que la tomó le dicen “tú podrías ser fotógrafo”. Es algo alejado de la realidad porque no sólo es darle click, sino que involucra las luces, el escenario, la comunicación, la intención, el sentir. Debes transmitir algo, ya sea diversión, queja, pero no se puede quedar en la imagen.

ÓA. Te referiste a los que ven y a los que compran fotografía, pero ¿y los creadores en Puebla?, ¿cuál es el estado de salud de los fotógrafos?

AJZ. Hay muchos fotógrafos con talento. Cuando me preguntabas sobre mis referentes pensé en un fotógrafo poblano, joven, y que en Puebla no lo conocen: Daniel Aguilar. Se llevó a cabo un concurso de fotografía de boda a nivel mundial y él quedó en segundo lugar. Imparte cursos en Barcelona, Nueva York, es un fotógrafo increíble y poca gente lo conoce.

El fotógrafo en general es muy envidioso, esa es la parte negativa. Muchos fotógrafos no han querido compartir su trabajo y se limitan a lo individual. Se forman colectivos pero a veces se desintegran o son resultado de otros colectivos. No se construye una comunidad real, se crean grupos y colectivos de fotógrafos, y no ayudamos a impulsar o a crear espacios o exposiciones colectivas. Hay muchos intentos, pero no hay autores. Y como la fotografía en Puebla no tiene mucho arraigo, se pierde.

El estado de salud del fotógrafo como creador realmente es crítico. Todos los fotógrafos que yo conozco tienen que salirse de Puebla para hacer algo.

Fragilidad, foto por Alberto Jorge

Fragilidad, foto por Alberto Jorge

ÓA. ¿Y los apoyos del gobierno?

AJZ. Son mínimos. Hay pocos concursos pero —tal vez me equivoque— es más tendencioso.

ÓA. ¿Cuáles son las condiciones propicias que se necesitan para formar a un fotógrafo en Puebla?

AJZ. Primero, la sociedad debe entender que la fotografía no sólo es hacer click, debe comprender que cada hecho involucra una historia. Los grupos y gobiernos deben involucrarse en el concepto de imagen. Hubo instituciones en Puebla que pretendieron desarrollar carreras de fotografía y fracasaron. Son pocos los espacios.

Debemos entender que la fotografía no es la que se toma para graduaciones, que una buena fotografía no cuesta veinte pesos. Me han tocado empresas grandes que te piden hacer una buena fotografía, pero te piden que les cobres como si fuera una foto de graduación. Las mismas empresas deben entenderlo. Creo que sí se puede cambiar pues estamos cerca del D. F. en donde se le da un gran valor a la imagen. Lo que le ocurrió a la fotografía en Puebla se debe a que la ciudad siempre ha sido una ciudad comercial, una zona de paso, de comercio hacia el D. F., entonces te piden “algo bueno pero que sea barato”.

¿Cómo van a surgir fotógrafos? Siendo autodidactas y buscando opciones afuera.

ÓA. ¿Entonces la fotografía debe aprenderse como un oficio? En las universidades se enseña en muchas disciplinas pero no existe la carrera de fotografía.

AJZ. El diseño gráfico es una materia que se está desarrollando mucho en Puebla. Prácticamente todas las universidades lo ofrecen, y la fotografía es parte del tronco común. Por ello se cree que cualquiera puede hacer foto.

Lamentablemente en México para aprender fotografía sí debe considerarse como un oficio. Como carrera hay que desplazarse a Europa en donde existen instituciones dedicadas a formar fotógrafos. Si realmente quieres aprender de fotografía en Puebla, necesitas acercarte a la gente que sabe y que ellos te vayan enseñando; si quieres aprender en las universidades, hay muy pocas escuelas. Una de ellas es Casa de Cultura pero mucho de lo que ahí se enseña comienza a ser limitado.

Hay lugares en donde aún te enseñan a trabajar con rollo, siendo que ya no se trabaja él. Y se piensa que es fácil manejar photoshop y otros programas de edición, pero involucra un arte. La imagen está muy devaluada. En Puebla no se puede hablar de la fotografía como carrera.

ÓA. ¿Te interesa la fotografía como discurso político?

AJZ. No mucho, no me gusta porque todo discurso político se construye. Es muy fácil colocar a varias personas sonriendo en un aspecto utópico, pero después de tomar la foto no queda nada. Regresamos a que la imagen va a tener un fundamento en el sentido de la realidad que tenga. Una fotografía de ese tipo, sólo va a tomar a un político dentro de cierto estatus.

Elena, foto por Alberto Jorge

Elena, foto por Alberto Jorge

ÓA. Hiciste un registro cuando Elena Poniatowska vino a Puebla por la conmemoración del 2 de octubre, ¿te interesa hacer fotografía como denuncia social?

AJZ. Sí, en el sentido de mostrar aquello que la gente no quiere ver. Me encanta el concepto de “realidad”, que está presente en la fotografía y en la antropología. Si tú le preguntas a una persona que tiene trabajo si existe el desempleo, seguramente te va a contestar que no.

El día que vino Elena a develar una placa, había cerca de cien personas. Mucha gente se queja del por qué no se hace nada a nuestro alrededor pero también muy poca gente se pregunta qué cosa estoy haciendo yo.

Cuando se incrementó la tarifa del transporte público se hicieron manifestaciones pero después de tres o cuatro marchas todo se apagó. Para mí la fotografía es mantener ese discurso vigente, entendiendo que la foto va a cobrar importancia cuando la gente la vea. Es importante porque va a mostrar aquello de lo que no quiere darse cuenta. Hay quienes piensan que para ver la pobreza hay que irse a otros estados, mientras que en Puebla te encuentras con la pobreza extrema. La imagen nos ayuda a mostrar aquello que la gente no quiere ver, la foto nos ayudará a mostrar que sí existe el racismo, la segregación cultural, la discriminación, y que son reales en nuestra ciudad.

ÓA. ¿Hacia dónde crees que vaya en este momento la fotografía en Puebla?

AJZ. La fotografía difícilmente va a desaparecer pues siempre existirá alguien que esté haciendo registros, pero la calidad va ir acabándose poco a poco. Los buenos fotógrafos poblanos buscan salir. Te comentaba el caso de Daniel Aguilar, no vive en Puebla.

Hay gente que se encuentra en los medios de comunicación pero que ha perdido cierta sensibilidad. Cuando ocurrió la explosión en San Martín Texmelucan, muchos fotógrafos fueron a tomar las fotos y dijeron “una desgracia más, me tengo que ir a otro trabajo”, muy pocos se sintieron conmovidos después de ver el impacto del desastre. Siempre habrá creadores pero van a tener que buscar algo que hacer por la comida o tendrán que buscar apoyo en otros lugares.

Por parte del gobierno hacen falta apoyos verdaderos, que se abran espacios, que se apoye a más gente, que se creen concursos para buscar nuevos talentos; en los museos hace falta gente y retomo: se cree que cualquiera puede tomar una fotografía.

Se cree que el precio de la cámara repercute en la calidad de la fotografía, cuando en realidad, desde mi punto de vista, primero debe tomarse en cuenta al fotógrafo y después a la cámara. Y también el tratamiento que cada fotógrafo le dé a su imagen.

ÓA. ¿En dónde te sientes más cómodo, haciendo fotografía de moda o haciendo fotografía para registro antropológico?

AJZ. Ambas. Con registro, es estar al tanto de la situación, ver las emociones de la gente, los discursos colectivos. La fotografía de moda me permite jugar y controlar la imagen.

En una marcha, si quieres guardar un verdadero registro, no puedes pedirle a alguien que grite. Si se lo dices, en ese instante tu registro pierde sentido. Hay fotógrafos que sí piden que lo hagan. Por eso es que no podemos creer todas las imágenes.

La fotografía de moda me permite ir equilibrando mis emociones. La fotografía, junto con la antropología, me permite mostrar mis emociones y tratar de construir un diálogo. Me gusta mucho hacer los registros de movimientos sociales pero también la fotografía estética, que es la que más da de comer. Seguimos en lo mismo.

ÓA. ¿De qué te gustan los tacos?

AJZ. Los árabes, sin albur. O al pastor.

Si quieres contactar a Alberto Jorge puedes escribirle a: kadem_623_@hotmail ó  alberto@propixel.com.mx

Si te interesa saber más de su trabajo, puedes visitar el lugar donde habita en: http://www.flickr.com/photos/cemazatl623/ 

Entrevista a Isabel Pinkskull

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Entrevistas, Neotraba | 3 Comments
Isabel Pinkskull, fotografía de Óscar Alarcón para Neotraba

Isabel Pinkskull, fotografía de Óscar Alarcón para Neotraba

Por Gilberto González y Óscar Alarcón

9 de julio de 2011

Isabel Pinkskull, fotógrafa poblana, platicó con el equipo de Neotraba para contarnos sobre su propuesta de trabajo y su visión de la fotografía.

Óscar Alarcón. ¿Por qué existiendo tantos programas como el photoshop, aún existe la necesidad de expresarse mediante la fotografía?

Isabel Pinkskull. Todos los fotógrafos somos diferentes y cada uno escoge el medio. Yo estoy en contra del photoshop, la gente que lo maneja me parece impresionante, pero yo no puedo ni me interesa.

La foto siempre me ha gustado, no importa que cuando vean mi trabajo me digan “usaste photoshop”, ni modo, es con lo que tendrás que lidiar. Me tengo que acostumbrar y adaptarme.

ÓA. Me refería a que si mucha gente usa el photoshop y eso traiciona la esencia de la fotografía, ¿por qué seguir ahí?

IP. Creo que es el sentirte cómodo. Si la fotografía te gusta, puede aparecer cualquier tipo de tecnología y no traicionar su esencia. Puedes adaptarte pero tu trabajo tendrá continuidad.

Gilberto González. En tus fotografías podemos ver que tienes una tendencia hacia el pop art, ¿qué tan emparentada estás con este movimiento?

Isabel Pinkskull. Me gusta el pop art, me gustan los 60’s pero también lo siento muy choteado.

Lo que hago tiene que ver con el pop art, pero tiendo más a hacer editoriales de moda.

GG. ¿Cuál es la intencionalidad de tu fotografía?

IP. Tengo una obsesión por la belleza de la gente, me puedo pasar horas y horas viendo el rostro de una persona, para poder compartir lo que veo y que quizá tú no ves.

Es una obsesión con el retrato y el maquillaje —que también es algo que me fascina de la moda.

ÓA. ¿Tu trabajo está en la línea entre lo comercial y la moda y el arte?

IP. Tengo fotos muy comerciales, pues tengo varios clientes que me piden determinadas cosas. Y también está mi trabajo personal. La línea está en el concepto. Puedes ver a una niña que está vestida divinamente pero sólo te dice que la ropa está bonita.

Cuando te vas al arte la foto habla más: qué es lo que quieres transmitir, contar algo, quién es la persona que está en la foto. Y por supuesto la forma de tomar la foto.

Isabel Pinkskull, fotografía de Óscar Alarcón para Neotraba

Isabel Pinkskull, fotografía de Óscar Alarcón para Neotraba

ÓA. ¿De dónde viene tu nickname, Pinkskull?

IP. Tenía 17 años, una amiga y yo estábamos haciendo un perfil, y no quise ponerle “Isabel”, entonces ella me dijo ponle “Pinkskull”, porque traía un collar con una calavera rosa. Entonces le pregunté si era por eso, y ella me dijo “no, es que eres dulce pero malvada”.

ÓA. En tus fotografías notamos mucha fuerza sin caer en la violencia, y con todo lo que estamos pasando en México, ¿por qué no acercarte a esos temas?

IP. Nunca me han interesado esos temas. La foto de periodismo no es algo a lo que quiera meterme. Mis fotos son muy egoístas, muy personales. La gente que me conoce las entiende; las fotos de política o de medio ambiente no me sirven para expresarme. Hay temas que me interesan pero hablar de la política en México, no.

GG. ¿Y el panorama de la fotografía en Puebla?

IP. Conozco a muchos fotógrafos con talento. El problema es que no hay exposiciones, reseñas o no tienen páginas; la gente en Puebla no compra fotos, en general no compra arte.

Y el trabajo que ya salió a la luz es una repetición; son 800 niños en Cholula queriendo ser hipsters y fotógrafos, y le toman fotos a sus tenis, a la sudadera de su amiga. Son amateurs y no son fotógrafos.

No basta con tener una Canon y que en tu perfil aparezca que eres fotógrafo. Con todo eso ya no sabes quién tiene talento y quién no. La gente en Puebla no sabe de arte, si tú le vendes que eres fotógrafo se lo van a creer. Somos muchos fotógrafos pero la gente no sabe qué es arte y qué no lo es. La gente compra fotos editadas y dice “increíble”.

Isabel Pinkskull, fotografía de Óscar Alarcón para Neotraba

Isabel Pinkskull, fotografía de Óscar Alarcón para Neotraba

GG. ¿Cuáles son tus parámetros para escoger una buena fotografía?

IP. Es muy difícil decir “esto es arte y esto no”, cada quien tiene sus ideas. Si la gente quiere conocer a un buen fotógrafo, que investigue un poquito, para saber qué es arte y qué no lo es.

A los chavos que tienen talento nadie los busca, y a los que sí, todo mundo los sigue porque están de moda o porque aparecen en el internet.

ÓA. ¿Es una cuestión de educación?

IP. Hablando de arte, sí. Se me hace impresionante que en Puebla, la gente pueda ver un Picasso y un cuadro de manzanitas y piense que es lo mismo.

ÓA. ¿En Puebla hay algún fotógrafo que llame tu atención?

IP. Dana Albicker, es excelente. Creo que hasta tiene fotos de bodas —que suelen ser horribles— y también son perfectas.

Javier Liogatti, que acaba de comenzar en la fotografía, sus fotos son tan simples y tan elegantes.

ÓA. ¿Qué nos puedes decir del apoyo del gobierno a la fotografía?

IP. Creo que es como si pasara una mosca. Cualquiera que hace arte en Puebla le va como en feria, si tratas de buscar algún lugar te dicen: “ah sí, en el café de la esquina chance y te hacen caso”. Nunca he ido al gobierno porque sé que son casos perdidos. Lo he visto con la gente que lo ha intentado.

Tienes que ser de renombre y haber vendido muchas obras. No hay espacios para nuevos artistas. Quizá todos nos quejamos de lo mismo pero es la verdad. Hay muy pocos foros en donde te van a dar chance.

Ni siquiera las nuevas galerías lo hacen, buscan a los artistas de renombre y a los nuevos no les hacen caso.

Isabel Pinkskull, fotografía de Óscar Alarcón para Neotraba

Isabel Pinkskull, fotografía de Óscar Alarcón para Neotraba

GG. ¿Y qué tanto se han organizado los fotógrafos? ¿En colectivos o agrupaciones?

IP. Conozco varios colectivos, pero ninguno que genere cambios en Puebla, se nota que están en contra del gobierno pero no buscan moverse. Cualquier cosa que les ofrezca el gobierno, lo rechazan como protesta a no haberles hecho caso.

Gustavo Flores tiene un colectivo, creo que es el que más vale la pena. Estudiaron conmigo en Unarte, y hay que revisar su trabajo.

ÓA. ¿En dónde nace o cómo se hace un fotógrafo en Puebla?

IP. Todos nos movemos por internet. Y ahorita que el facebook es el boom, es lo único que nos queda. Es imposible hacer flyers o anuncios.

GG. ¿Existirá un canon fotográfico en Puebla?

IP. Lo que está en auge es la foto estilo vintage, creo que es una moda que va a pasar. No lo veo muy artístico pero es lo que vende. En Cholula ese tipo de fotos están de moda.

ÓA. Aunque criticable, ¿se está haciendo fotografía en Cholula?

IP. Sí, está de moda lo hipster. Lo vintage. O las fotos de fiesta, el flashazo espontáneo está de moda. En Estados Unidos ya está pasando pero aquí apenas comienza.

Se están haciendo esas fotografías, las suben a sus blogs y tienen quince mil visitas porque todo mundo entra para ver si sale.

ÓA. ¿En tu serie fotogáfica “Alter Ego”, inventas historias de lo que podría ser?

IP. En esta serie quise contar una historia. Me interesa la bipolaridad de las personas. Abrí la convocatoria para que llegara quien quisiera posar, y al final escogí a las personas que aparecen en las fotografías. Mucha gente me pregunta si aún puede posar.

Me divertí mucho maquillando a la gente, buscando su ropa. Todo se hizo en un solo día.

GG. ¿Hacia dónde va tu trabajo en este momento?

IP. Me interesa mucho trabajar con las letras de canciones, de ahí salen las fotografías. Algo como diseño gráfico, la serie fotográfica te va contando la letra de la canción.

ÓA. Para el 2012, ¿hacia dónde crees que vaya la fotografía en Puebla?

IP. Siento que la fotografía se está volviendo vulgar. No encuentro nada artístico ver a un chico ebrio con un flashazo en la cara. Pero si eso es lo que la gente pide, la fotografía se va a perder.

En este momento la fotografía artística es de flojera. La gente busca lo grotesco, y comercial.

Entiendo que como fotógrafo quieres vender pero se está perdiendo la obra personal. Se pierde el arte. Todo es el retrato para facebook.

GG. ¿De qué te gustan los tacos?

IP. ¡Las niñas no comen tacos!, aunque los básicos son los tacos al pastor. Eso es más importante que todo lo que acabo de decir.

 

Neotraba Radio: Serpiente Elastica

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Entrevistas, Neotraba, Neotraba Radio | Leave a comment

 

Neotraba Radio, segundo programa con La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

Neotraba Radio, segundo programa con La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

 

 

El segundo programa de Neotraba a través de http://pueblaprioridad.com tuvo la presencia de La Serpiente Elástica, quienes nos dieron una muestra de cómo se hace el blues en Puebla.

La Serpiente Elástica tocó tres canciones en vivo, y por supuesto también contestaron el Examen Antidoping de Neotraba.

 

 

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

 

 

Para la segunda emisión, la música de fondo no podía ser otra más que de La Serpiente Elástica, con el disco “Serpiente Negra”, segunda producción del grupo.

 

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

 

 

El Examen arrancó con una pregunta referente al blues:

 

Neotraba. ¿El blues renacerá en 2012? Cierto o Falso

Serpiente Elástica. Sí, con mucha fuerza.

 

 

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

 

 

Neotraba. ¿Literatura o blues?

Serpiente Elástica. Martín: Blues y Literatura. David: Yo dejé la universidad, blues.

 

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

 

 

Neotraba. Para tocar blues, ¿whiskey o ron?

Serpiente Elástica. Whiskey, aunque no lo conocemos, nos han dicho que sabe chido.

 

Neotraba. ¿La Serpiente Elástica paga su renta con un poco de blues?

Serpiente Elástica. Con mucho blues. Cuando tenemos tocadas.

 

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

 

 

Neotraba. Para tocar a una mujer, ¿David o Martín?

Serpiente Elástica. David, es el gigoló de la banda.

 

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

La Serpiente Elástica, foto Mariana Añas

 

 

Neotraba. La Serpiente Elástica es…

Serpiente Elástica. Algo propio, algo original. Sentimiento puro.

Entrevista a la Serpiente Elastica

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Entrevistas, Neotraba | Leave a comment

Serpiente Elástica, foto Jorge Durán

Serpiente Elástica, foto Jorge Durán

 

Serpiente Elástica son: David Pedraza y Martín Pérez Páiz

30 de mayo de 2011

Puebla, Puebla

Por Gilberto González y Óscar Alarcón

 

Óscar Alarcón. ¿Cuál es la historia de la Serpiente Elástica, de dónde surge?

David Pedraza. Es un grupo poblano que surge en el año 2000, con la intención de tocar canciones que nos gustaban y que nos influenciaron. Principalmente, rock clásico en inglés y rock nacional. Después surge la intención de tener una banda en donde tocáramos canciones, desde Three Souls in My Mind hasta Jaime López, Trolebús, canciones de Cecilia Toussaint y toda la camada rupestre. Todos esos músicos fueron nuestra influencia.

Conocí a Martín Pérez, en la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP, y se integró en 2001, con la idea de crear el grupo para tocar covers que nos gustaban, y después crear canciones originales, canciones propias de blues, porque es un género que a Martín y a mí nos encanta. A partir de eso, la Serpiente Elástica se constituye como un grupo de creación.

Llevamos casi diez años tocando, en noviembre-diciembre de este año los cumplimos; tenemos tres discos grabados de manera independiente. Hemos tocado en festivales culturales, bares y cafés, con nuestra propuesta de hacer blues en español.

 

Gilberto González. ¿Qué tan fácil o difícil es tocar blues en Puebla?

David Pedraza. Ha sido complicado pues poca gente conoce el género, y hay poca respuesta masiva. Y a la vez ha sido fácil porque en los lugares que hemos buscado se nos han abierto las puertas. Aunque es cierto que hay que generar el público, tenemos que ser constantes. Creo que cualquier género musical en México es difícil; alguien puede decir que el reggae o el ska son masivos, se debe a la cantidad de bandas pero también es complicado. El blues también es complicado porque hay pocas bandas.

Estamos hablando de cultura musical en Puebla. Y con los cambios gubernamentales, los espacios para la música se ven restringidos aún más. Una banda de blues poblana no cabe en algunos lugares. Estamos conscientes de ello, pero tenemos que seguir tocando.

Como todo en el arte, no es fácil. Si ustedes le preguntan a un escritor se los dirá. Puede ser que esté buscando en dónde puede publicar o escribir poesía. Creo que es la cultura en general, y cuando hablamos de blues, es todavía más.

Martín Pérez. Y más cuando hablamos de una propuesta propia de blues en español. Muchos grupos en el D. F., tocan clásicos del blues en inglés; pero tenemos el modelo de Real de Catorce, que logró hacer su poesía en el blues.


David Pedraza, foto de Jorge Durán

David Pedraza, foto de Jorge Durán

 

GG. ¿Cómo ven ustedes la música en Puebla, qué piensan de la decadencia de los espacios y de géneros? Parece ser que ahora todo es trova, ¿ustedes qué opinan?

DP. Puebla es un lugar ávido de cultura. La gente no repudia la cultura, pero es que no hay una política gubernamental para difundir los proyectos musicales. En los pocos espacios en los que hemos tocado blues, a la gente le ha encantado aunque no supiera de qué se trataba. No se hace cultura en Puebla por la falta de apoyo gubernamental —por ejemplo no hay una escuela de pintura en Puebla—; sin embargo hay brotes contraculturales, que siguen aportando sus propuestas a contracorriente.

Estoy seguro de que si hablamos de lugares como California, Chicago, o Barcelona, muchas propuestas culturales se pueden autosustentar, pero en México es difícil. Por eso es que hay bandas de blues que a veces se van por el lado fácil y comienzan a hacer música comercial.

No tiene nada de malo la música que hacen los trovadores, el problema es cómo se ha descontextualizado. Escuchamos “Unicornio Azul” en una peña y el trovador no tiene una idea de lo que la canción significaba en un inicio. Hay muchas canciones con temas de protesta y se piensa que son amorosas. Tocar Shakira con Luis Eduardo Aute es una mezcla que ya se puede hacer. No está mal escuchar esas canciones, pero también existen otras cosas; a veces nos encontramos con hibridaciones sin sentido y la gente está buscando nuevas cosas, pero tampoco hay muchas respuestas. Cada quien escoge lo que quiere hacer.

Nosotros hacemos canciones originales porque tenemos algo que decir; habrá almas receptoras que capten el mensaje y habrá otras que no, también eso es válido. Preferimos seguir por este camino, aunque no nos vaya bien económicamente, nos sentimos bien con nuestras convicciones. Hemos sobrevivido diez años porque hemos buscado los espacios y la calidad de nuestra propuesta se ha mantenido.

 

ÓA. ¿Entonces en este momento ustedes no reciben ningún tipo de apoyo gubernamental?

MP. Tal vez sea el tiempo de esperar, después de estos cien días y una vez que se ha formado el Consejo para la Cultura y las Artes en Puebla, sea momento de ver las propuestas. Aunque hasta el momento no tenemos ninguna, la estamos esperando. Démosle un poco de tiempo para saber qué es lo que está pasando.

En el caso del blues, necesitamos espacios y crear públicos que sepan del tema. Y eso es lo que ha estado haciendo con la Serpiente Elástica en Puebla, creando nuestro propio camino y picando piedra. Los mismos Pata de Perro se fueron al D. F. para que tuvieran oportunidades. Nosotros pensamos que hay que pelear desde la propia trinchera y crear al público para abrirse paso. Nos agrada que no sólo a gente de nuestra edad le guste el blues, sino que a los más jóvenes también les está interesando.

La prueba de esto es que dentro de la Serpiente Elástica tenemos a dos jóvenes que están tocando con nosotros, Poncho Soto y Rodrigo Espinoza, de 18 años.

DP. Y además, muy buenos músicos. Al inicio me parecía muy extraño que Rodrigo estuviera tocando con nosotros. Si bien tenía intención de hacer música, dudaba que tocara bien el bajo, y cuando hizo las audiciones me di cuenta de su talento. Conoce y nos comparte discos de gente joven que toca blues. A mí me gusta escuchar a los clásicos, a Muddy Waters o B. B. King, pero él trae discos de músicos norteamericanos jóvenes que están haciendo blues y suenan muy bien. En la Serpiente Elástica los jóvenes traen a sus amigos, y eso nos gusta porque estamos creado un público, que le gusta el blues y que lo sabe diferenciar.

 

 

Martín Pérez, foto de Jorge Durán

Martín Pérez, foto de Jorge Durán

 

 

ÓA. ¿Puebla es la ciudad ideal con las historias ideales para hacer blues?

DP. Puebla es un mosaico de historias, la gente tiene una forma de ver el mundo de manera diferente en esta ciudad —los metaleros ven a la ciudad de un modo, los salseros de otro y los bluseros de otro. El blues tiene la capacidad de mezclar emociones básicas: erotismo, tristeza, emoción, melancolía, depresión y la cachondez. Al igual que en Chicago, la gente tiene malos días en el trabajo. No vamos a hablar de pizcar algodón, sino de lo que nos ocurre en la ciudad.

Puebla se presta para escribir. Un blues al Parián; a la seis poniente. Puebla te marca. Recién pasado el escándalo, cuando íbamos al D. F., y les decíamos que veníamos de Puebla nos comenzaron a etiquetar, luego luego nos dijeron los preciosos. Hay muchas cosas que pasan aquí y a la vez todo sigue igual, no hay avance positivo.

Lo que intentamos es crear circuitos de blues en Puebla, en el D. F. ya se están abriendo los espacios. El domingo 14 de agosto de 2011, en el Teatro Universitario del Complejo Cultural de la BUAP, vamos a hacer un maratón de blues con bandas invitadas, tocaremos 50 minutos cada banda: blues clásico y nosotros con nuestro repertorio. Dentro de las bandas invitadas están Confort Sureño, Híkuri, Blues Walkers y Cuarto Blanco. La idea es ver cómo sale este encuentro de blues, y después buscar la posibilidad de hacer un encuentro internacional.

 

 

Serpiente Elástica, foto por Jorge Durán

Serpiente Elástica, foto por Jorge Durán

 

GG. ¿Cuáles son los grupos que más los han influido?

MP. Al inicio fue el rock clásico y el rock urbano. Comenzamos tocando rock rupestre en el Colegio de Lingüística y Literatura Hispánica de la BUAP en los eventos escolares; “Rockdrigo” González fue una de nuestras primeras influencias. Comencé a escuchar el blues de los negros y me encantó, y lo combiné con la influencia del rock mexicano: Jaime López, Armando Rosas. Y después fui a las raíces: John Lee Hooker, Muddy Waters, Sonny Boy Williamson.

DP. Cuando conocí a Martín, usaba mi copete como el de Elvis Presley. Y platicábamos de las canciones que Elvis se había fusilado del blues de los negros; entonces fue cuando decidí echarme el copete hacia atrás.

MP. Es curioso ver cómo muchos jóvenes no saben que canciones famosas de Led Zepellin, The Doors, son originales del ambiente negro, que con ellos no alcanzaron difusión.

DP. Hay una anécdota en la que se comenta que cuando los Rolling Stones, llegaron a la disquera, quien les ayudó a bajar sus maletas fue Muddy Waters, antes de entrar al estudio. Los bluseros, alcanzaron fortuna y fama pero no como los rockstars; grababan discos, tocaban en las noches pero en las mañana trabajaban en una fábrica. Así como nosotros [Risas].

 

 

Martín Pérez, foto por Jorge Durán

Martín Pérez, foto por Jorge Durán

 

 

ÓA. Ahora que mencionas esto, en la literatura, al igual que los poetas, los rockstars buscan groupies, ¿los bluseros qué buscan?

DP. A nosotros nos buscan las groupies, ellas llegan solas, nos abrazan y nos besan, nos dejamos querer [Risas].

 

ÓA. Hace rato que hablábamos del blues que se hace en Puebla y de las letras, vemos que en su nuevo disco, Viejo Blues, tienen dos canciones que se llaman “Echen unas monedas I y II”, ¿es difícil llegar a la gente con canciones que no tienen letras y respetar el espíritu del blues?

DP. Tal vez por la falta de educación musical, en donde se aprecia más la letra puede llegar a ser difícil colocar estas canciones en radiodifusoras comerciales.

MP. Aunque hablando de estas dos canciones son meras improvisaciones.

DP. Martín y Victorio Silva comenzaron a improvisar y así surgieron estas pequeñas piezas de blues.

MP. Tenemos un pequeño blues instrumental que se llama “Tabula Rasa” que tiene la suficiente energía para prender a la gente. El nombre de esta canción es porque así se llamaba el bar donde tocamos hace años en Oaxaca, el cual hace referencia a la teoría de filósofos como David Hume y otros, que decían que nacemos como una tabla lisa o rasa; y que las experiencias nos dan conocimiento. El dueño estaba borracho cuando llegamos, y como se quedó dormido nos dejó todo el día en el bar. Por eso compusimos ese blues instrumental.

DP. O la canción “Sonámbulo”, que no tiene letra. Pero tienes razón, pocas son las canciones que pueden llegar a ser conocidas sin contar con una letra. Pero en el blues puede llegar a ser instrumental porque es rítmico.

MP. Como una confluencia con el jazz.

 

 

Serpiente Elástica, foto por Jorge Durán

Serpiente Elástica, foto por Jorge Durán

 

ÓA. ¿Entonces ustedes no buscan ser populares, a que se vendan millones de copias de sus discos?

MP. Para eso tendríamos que pertenecer a una disquera que nos promoviera. Como músicos independientes es muy difícil lograr la masificación. Lo más que hemos logrado es utilizar el internet para que se difundan nuestras canciones.

DP. Sí nos interesa que nos conozcan, si no, no haríamos discos. Comprende que somos un grupo de blues [Risas].

MP. Ni los mismos de Real de Catorce los conocían al inicio. De hecho una chica en el último concierto se acercó a decirme que le había gustado la harmónica, que la única referencia que tenía de ésta, había sido con Shakira.

 

 

David Pedraza, foto por Jorge Durán

David Pedraza, foto por Jorge Durán

 

 

ÓA. ¿Les gusta que el blues esté enmarcado en un sino un oscuro?

DP. Somos el blues en persona [Risas]. No es agradable que se cierren espacios ni tampoco lo deseamos, pero tenemos que seguir pese a eso. Aunque a estas alturas ya no tenemos miedo de no alcanzar el cielo. No vamos a lograr ser un grupo famoso.

MP. A nuestra edad los Beatles ya se estaban separando [Risas]. El blues tiene una naturaleza distinta al rock. Podemos disfrutar tanto una velada con tan sólo veinte personas, se hace un ambiente muy íntimo, delicioso, agradable y a la vez prendido, que no necesitamos estar en una tocada ante mil personas. Una tocada con poca gente genera un ambiente que nos retroalimenta, terminamos contentos al finalizarla. Me gusta tocar así sea para cinco, veinte, para doscientas o trescientas personas.

DP. Además, el blusero conforme se hace más grande se va haciendo más sabio; el rockero se va haciendo viejo, el blusero no. Mientras envejece comienza a adquirir más experiencia. Así como los escritores que hacen sus grandes obras cuando son mayores de edad, al blusero le pasa igual. Yo disfruto más en este momento que hace cinco o diez años. En el blues se adquiere kilometraje, experiencias, tocadas. Es un aprendizaje muy especial. Nos haremos viejos y no nos veremos mal tocando blues.

MP. En nuestro fuero íntimo sí nos gustaría que una rola nuestra saliera a la radio. Quizá Radio BUAP tocó algo nuestro; en Tlaxcala nos comentan que Radio Altiplano nos hizo sonar. Estaciones culturales más que comerciales.

 

GG. Sin embargo, ya son un referente musical en Puebla.

“Sí, cuando nos escuchan ya dicen ‘ah, los viejitos’”

David Pedraza.

 

 

Serpiente Elástica, foto por Jorge Durán

Serpiente Elástica, foto por Jorge Durán

 

 

GG. Noto en sus discos una identidad, ¿qué tan fácil ha sido adquirirla? Sin querer se asocia el blues con un ambiente melancólico, cuando escuchas a Real de Catorce se nota una atmosfera pesada, sin embargo en ustedes no, se nota mucha vitalidad.

MP. Eso se debe a que es otra vertiente del blues; el blues no sólo es melancolía sino también la energía, la fuerza que puede generar algo al expresarlo con sentimiento. Muchos de los tipos de blues clásicos no son lentos, sobre todo en la etapa cuando se electrifica el blues, cuando la gente emigra a Chicago. El sonido se vuelve agresivo, fuerte. Esa es nuestra vertiente. No tenemos muchas rolas lentas, en la fuerza y la energía está nuestra expresión del blues, y en la honestidad con la que tocamos.

DP. Y la forma de ser original, somos compositores, hacemos las letras. Somos músicos y compositores de blues. Sonamos distinto a las demás bandas, incluso a las del D. F. Es algo inconsciente, no decimos “vamos a sonar distinto que los demás”.

Con todas nuestras influencias hacemos la música y sale de manera diferente, sin pensar. Si te pones a pensar “voy a hacer esta canción, que sea original, que no se parezca, que tenga estilo propio…” ¡no acabas!, no te concentras; lo que hacemos son rolas muy propias. Músicos profesionales no somos, nos salva el ritmo y el feeling. Por ejemplo, José Cruz no tenía voz de negro, pero tenía un feeling extraordinario.

MP. Incluso hay una diferencia entre la grabación y nuestras presentaciones en vivo. Son más intensas de lo que en el estudio se puede captar. Se presta a la improvisación, el ambiente te la va generando.

DP. No hemos logrado grabar un disco en el que yo sienta que tenemos ese calor como cuando tocamos en vivo. Tal vez no falta aprender a mezclar correctamente, la remasterización; vamos aprendiendo poco a poco. Si tú escuchas los primero discos de Botellita de Jerez, están mal grabados —tal vez el Mastuerzo se encabrone por esto pero sí están mal grabados—, como nuestro primer disco.

Es un aprendizaje, porque no hay una escuela que te enseñe bien a hacer blues, a grabar. En México, los estudios no se pueden comparar con los de Estados Unidos.

 

Serpiente Elástica, foto por Jorge Durán

Serpiente Elástica, foto por Jorge Durán

 

GG. ¿Cuáles son los proyectos que tiene la Serpiente Elástica?

DP. En el CCU, vamos a tocar el domingo 14 de agosto a las 12:00; pretendemos seguir difundiendo el disco Viejo Blues, buscar tocadas. Queremos grabar discos en vivo y seguir tocando. El material de la Serpiente Elástica lo pueden encontrar en Profética, y principalmente en las tocadas.