Entrevista a Carlos René Padilla.


Carlos René Padilla habló con Óscar Alarcón, sobre Amorcito Corazón (Nitro Press, 2016): Pedro Infante, detectives, una novela negra Sigue leyendo

Carlos Fuentes: el hombre de la corbata de fuego.


Este 11 de noviembre se cumplen 5 años de la muerte de Carlos Fuentes, Juan Manuel Aguilar escribe un texto en el que recuerda a este escritor Sigue leyendo

Los carniceros del norte.


Hay bandas que toman el terror como inspiración para componer sus canciones, una de ellas es Los carniceros del norte, de la que Eduardo Hernández Sigue leyendo

Historial del fuego: entrevista a Ovidio Ríos.


El ganador del Premio Estatal de Cuento Ricardo Garibay de Hidalgo, Ovidio Ríos, por su libro Historial del fuego, charló con Óscar Sigue leyendo

Muertos de hambre.


Muertos de hambre: cuento de Iván Gómez que se celebra la vida pero también recuerda a la muerte, la que siempre nos sigue, la que siempre nos Sigue leyendo

Periodismo Escrito con Sangre. Antología Periodística: textos que ninguna bala podrá callar.


Periodismo escrito con sangre es un libro póstumo del periodista asesinado en mayo de 2017, Javier Valdez Cárdenas, Juan Nicolás Becerra escribe una Sigue leyendo

El emisario o la lección de los animales: entrevista a Alejandro Vázquez Ortiz.


El emisario o la lección de los animales de Alejandro Vázquez es la aventura de un par de gemelos con el narco. Óscar Alarcón charló con él sobre su Sigue leyendo

Si se hubiera omitido ese paso…


Una de las historias del sismo del 19 de septiembre es la de las costureras que fallecieron en edificio No. 168, de Simón Bolívar, esquina con Sigue leyendo

Thelonious Monk: Underground.


El disco Underground de Thelonious Monk se compone por siete temas, es un disco representativo del maestro del jazz y Eduardo Hernández escribe sobre Sigue leyendo

Los días con Mona de Joserra Ortiz.


Los días con Mona de Joserra Ortiz es un libro de cuentos publicado por el Fondo Editorial Tierra Adentro y que Fernanda Barrientos reseña Sigue leyendo

Cuentos Para Dormir Damiselas

Cuentos: Tiempo

Posted on by Átomo Durán. Posted in Cuentos Para Dormir Damiselas | Leave a comment
Foto tomada por Rosana Ricárdez.

Foto tomada por Rosana Ricárdez.

Por Rosana Ricárdez.

 

Tiempo 

Tú no perdonas.

No eres un doctor,

sólo me ayudaste a creer que eras necesario.

Y te creé.

Yo te creé.

Y odié cuando comprendí que te había creado, que ya eras parte de mi pueblo, que en otros lados lograron escapar de ti y que entonces sólo ellos eran diferentes a nosotros. Que ellos eran los condenados. Tú los mataste. Aun en esa tierra árida, olvidada, tú no perdonas.

Tengo miedo.

Sigue leyendo

Cuentos: Teléfono

Posted on by Átomo Durán. Posted in Cuentos Para Dormir Damiselas | Leave a comment
Foto cortesía de Rosana Ricárdez.

Foto cortesía de Rosana Ricárdez.

I

Aunque el daño estaba hecho

Tomé mis manos y las enjugué

Intenté

lavar,

perfumar,

desaparecer

la catástrofe

Sigue leyendo

Cuentos: Dos veces el asesinato

Posted on by Átomo Durán. Posted in Cuentos Para Dormir Damiselas | Leave a comment
Foto cortesía de Rosana Ricárdez.

Foto cortesía de Rosana Ricárdez.

Por Rosana Ricárdez.

La última comida

La desobediencia le sería ajena. La obediencia, en cambio, fundamento de su vida. Sin embargo esta vez moría de ganas por devorar la carne colocada (¿por quién?) frente a él. La res le parecía tan apetitosa que estaba dispuesto a no reflexionar. Pero una nube de polvo se levantó y arrasó con lo que existía. Una mujer, ésa, se aproximó y dijo que el plazo se había vencido. Él despertó. (Porque el sueño lo había invadido.) La guerra continuó y su abuelo no estaba más allí. Comió.

Sigue leyendo

Cuentos: Esas víboras que se muerden y se envenenan

Posted on by Átomo Durán. Posted in Cuentos Para Dormir Damiselas | Leave a comment
Foto por Rosana Ricárdez.

Foto por Rosana Ricárdez.

Por Rosana Ricárdez.

¿Sabes lo que es el miedo?

–Shhhh, ¿sabes lo que es el miedo?

–Estaba trabajando en el comedor, no era extraño dado que en el escritorio, junto a la cama, sucumbía al sueño así que… imposible. Necesitaba estar despierta y lúcida. Música a tono audible, a las once de la noche no se necesita gran decibel. Las horas pasaron. Escuché a una pareja conversar a la puerta de mi refugio. De hecho, distinguía las siluetas desde adentro. El departamento es pequeño y el vidrio de la puerta principal blanco, no, transparente, hummm… bueno, no es precisamente transparente, más bien es vidrio grano, inaccesible a la vista desde fuera o desde dentro. ¿Nunca los has visto? El caso es que distinguía las siluetas, escuchaba murmullos, si hubiera puesto atención me hubiera enterado de los detalles de la conversación. Que si Mary vino y se llevó las cosas, que su mamá no quería, que si Fabiola hizo la tarea, que si…  Sin concluir el trabajo, me fui a la cama. Dormí lo que se dice normal. A la mañana siguiente, entresueño… a punto de despertar, mejor dicho, el forcejeo de unas llaves en la puerta me despertó, no era extraño poder escuchar en la madrugada las llaves de los vecinos y el esfuerzo de éstos al entrar, abrir la puerta y desparramarse en sus aposentos. (¡Menuda noche habrán llevado!) Pero se trataba de mi estancia. Era la misma voz, era él. Era ella. La pareja intentaba abrir mi puerta con unas llaves. No pudieron. Me acerqué con el menor ruido posible. Por debajo para no ser vista. Sólo levanté mi brazo y puse el seguro. Rápido y casi a ras de suelo intenté regresar. Se dio cuenta. Me erguí. Apresuré el paso. Dejó las llaves. Volvió a tomarlas. Abrió. Entraron. Allanaron. Corrí. Estoy adentro. Estoy afuera. Salí corriendo. Regresé. Me mataron. Tengo miedo. Están aquí.

–¿Sabes lo que es el miedo?

Sigue leyendo

Cuentos: De Vuelta al Paraíso

Posted on by Átomo Durán. Posted in Cuentos Para Dormir Damiselas | 2 Comments
Foto de Rosana Ricárdez.

Foto de Rosana Ricárdez.

Por Rosana Ricárdez.

De vuelta al paraíso

Por un momento pensé que los fantasmas seguían ahí. Estaba equivocada, la verdad es que yo ya no estaba muerta. La crisis se esfumó en cuanto desperté. De nuevo, mi abuelo en la hamaca, la vaca pastando y el pan en mi mesa.

Sigue leyendo