Quedará la pura carcasa.


Comienzan las vacaciones y las bibliotecas de las escuelas se quedarán vacías y se empolvarán. Iván Gómez habla sobre lo que ocurrirá en ese Sigue leyendo

Entrevista a Luis Felipe Lomelí.


Entrevista a Luis Felipe Lomelí, quien realizó un proyecto titulado "Caminata a Comala" a propósito de los 100 años del nacimiento de Juan Sigue leyendo

Guía.


¿Has viajado alguna vez en tren? Todo lo que vieron: la costa, la revolución, Don Porfirio. Iván Gómez escribe esta semana una historia sobre los Sigue leyendo

Bad Manners.


Lalo Hernández nos habla de Bad Manners, una banda que inició en 1978 con su primer LP Ska’n’B. Música para bailar toda la noche, aunque seas Sigue leyendo

Entrevista a Javier Valdez: He entendido por fin que mi sensibilidad personal, íntima, me ha servido para retratar la tristeza de estas historias, no he podido ser insensible.


Carlos Sánchez entrevistó a Javier Valdez en 2013, un periodista sensible y cálido. En la charla nos habla de sus libros Miss Narco y Levantones. Sigue leyendo

Un viaje a través del hedor de los Jabalíes.


El salto a la poesía es siempre un salto a sumergirse en la profundidad de una persona, Jabalíes de José Luis Rico es analizado por Carlos Octavio Sigue leyendo

Entrevista a Luis Reséndiz: “La imaginación solo dejará de ser relevante cuando habitemos un mundo perfecto.”


Una entrevista con Luis Reséndiz, autor de Insular (Cuadrivio, 2016) charlando de cómics, la educación, el futbol, cine, por Óscar Sigue leyendo

Si amas algo, déjalo ir.


¿Le va al Cruz Azul? ¿Ha sentido que el equipo está maldito? ¿Ha pensado que jamás lo verá campeón? Esta columna es para usted, escribe Iván Sigue leyendo

La pulga de Satán de Mariana Orantes.


Una reseña sobre La pulga de Satán, de Mariana Orantes, ensayos con temas que van desde el burócrata hasta William Blake, por Aracely Garza Sigue leyendo

Y volar.


Carlos Sánchez, autor de La ciudad del soul, libro de crónicas publicado por Nitro Press, escribe este texto que remueve los miedos de algunas mujeres en la Sigue leyendo

Cuentos Para Dormir Damiselas

Cuentos: Tiempo

Posted on by Átomo Durán. Posted in Cuentos Para Dormir Damiselas | Leave a comment
Foto tomada por Rosana Ricárdez.

Foto tomada por Rosana Ricárdez.

Por Rosana Ricárdez.

 

Tiempo 

Tú no perdonas.

No eres un doctor,

sólo me ayudaste a creer que eras necesario.

Y te creé.

Yo te creé.

Y odié cuando comprendí que te había creado, que ya eras parte de mi pueblo, que en otros lados lograron escapar de ti y que entonces sólo ellos eran diferentes a nosotros. Que ellos eran los condenados. Tú los mataste. Aun en esa tierra árida, olvidada, tú no perdonas.

Tengo miedo.

Sigue leyendo

Cuentos: Teléfono

Posted on by Átomo Durán. Posted in Cuentos Para Dormir Damiselas | Leave a comment
Foto cortesía de Rosana Ricárdez.

Foto cortesía de Rosana Ricárdez.

I

Aunque el daño estaba hecho

Tomé mis manos y las enjugué

Intenté

lavar,

perfumar,

desaparecer

la catástrofe

Sigue leyendo

Cuentos: Dos veces el asesinato

Posted on by Átomo Durán. Posted in Cuentos Para Dormir Damiselas | Leave a comment
Foto cortesía de Rosana Ricárdez.

Foto cortesía de Rosana Ricárdez.

Por Rosana Ricárdez.

La última comida

La desobediencia le sería ajena. La obediencia, en cambio, fundamento de su vida. Sin embargo esta vez moría de ganas por devorar la carne colocada (¿por quién?) frente a él. La res le parecía tan apetitosa que estaba dispuesto a no reflexionar. Pero una nube de polvo se levantó y arrasó con lo que existía. Una mujer, ésa, se aproximó y dijo que el plazo se había vencido. Él despertó. (Porque el sueño lo había invadido.) La guerra continuó y su abuelo no estaba más allí. Comió.

Sigue leyendo

Cuentos: Esas víboras que se muerden y se envenenan

Posted on by Átomo Durán. Posted in Cuentos Para Dormir Damiselas | Leave a comment
Foto por Rosana Ricárdez.

Foto por Rosana Ricárdez.

Por Rosana Ricárdez.

¿Sabes lo que es el miedo?

–Shhhh, ¿sabes lo que es el miedo?

–Estaba trabajando en el comedor, no era extraño dado que en el escritorio, junto a la cama, sucumbía al sueño así que… imposible. Necesitaba estar despierta y lúcida. Música a tono audible, a las once de la noche no se necesita gran decibel. Las horas pasaron. Escuché a una pareja conversar a la puerta de mi refugio. De hecho, distinguía las siluetas desde adentro. El departamento es pequeño y el vidrio de la puerta principal blanco, no, transparente, hummm… bueno, no es precisamente transparente, más bien es vidrio grano, inaccesible a la vista desde fuera o desde dentro. ¿Nunca los has visto? El caso es que distinguía las siluetas, escuchaba murmullos, si hubiera puesto atención me hubiera enterado de los detalles de la conversación. Que si Mary vino y se llevó las cosas, que su mamá no quería, que si Fabiola hizo la tarea, que si…  Sin concluir el trabajo, me fui a la cama. Dormí lo que se dice normal. A la mañana siguiente, entresueño… a punto de despertar, mejor dicho, el forcejeo de unas llaves en la puerta me despertó, no era extraño poder escuchar en la madrugada las llaves de los vecinos y el esfuerzo de éstos al entrar, abrir la puerta y desparramarse en sus aposentos. (¡Menuda noche habrán llevado!) Pero se trataba de mi estancia. Era la misma voz, era él. Era ella. La pareja intentaba abrir mi puerta con unas llaves. No pudieron. Me acerqué con el menor ruido posible. Por debajo para no ser vista. Sólo levanté mi brazo y puse el seguro. Rápido y casi a ras de suelo intenté regresar. Se dio cuenta. Me erguí. Apresuré el paso. Dejó las llaves. Volvió a tomarlas. Abrió. Entraron. Allanaron. Corrí. Estoy adentro. Estoy afuera. Salí corriendo. Regresé. Me mataron. Tengo miedo. Están aquí.

–¿Sabes lo que es el miedo?

Sigue leyendo

Cuentos: De Vuelta al Paraíso

Posted on by Átomo Durán. Posted in Cuentos Para Dormir Damiselas | 2 Comments
Foto de Rosana Ricárdez.

Foto de Rosana Ricárdez.

Por Rosana Ricárdez.

De vuelta al paraíso

Por un momento pensé que los fantasmas seguían ahí. Estaba equivocada, la verdad es que yo ya no estaba muerta. La crisis se esfumó en cuanto desperté. De nuevo, mi abuelo en la hamaca, la vaca pastando y el pan en mi mesa.

Sigue leyendo