Buenos Aires.

Buenos Aires

Buenos Aires

 

Por Israel Rosas (@irosasr)

 

Cuando supe que visitaría Buenos Aires no tomé en cuenta que sería durante el invierno, ni que mis actividades iniciarían tan temprano que me encontraría caminando por Avenida Reconquista antes de las siete de la mañana. Pero cuando ocurrió, disfruté la sensación de libertad, incluso a pesar del viento helado que me entumía la cara.

El primer día, recorrí los últimos metros antes de llegar al centro de convenciones tratando de decidir si me generaba ansiedad el hecho de convivir con un grupo de desconocidos de diferentes nacionalidades o no. Un saludo afectuoso me sacó de mis pensamientos. Estoy seguro que había visto a ese hombre antes, pero en su forma de avatar de Twitter. La familiaridad de su saludo disipó mis dudas.

 

A menos que visite lugares familiares, cuando viajo suelo dormir poco. Sé que sueles decirme que en general casi no duermo y puede que tengas razón. La ventaja de esto es que en aquel viaje pude salir por las noches a conocer un poco de la ciudad y disfrutar de la vista del Obelisco al amanecer.

 

Probablemente habría preferido que la habitación tuviera vista hacia el Río de la Plata, pero he decidido dejar ese deseo para la lista que, sin darme cuenta, empecé a construir desde antes de conocerte.

Posted on by Oscar Alarcon Posted in Neotraba

Add a Comment