Ataque Zombi

"Santo contra los zombies" imagen manipulada por Cyanuro para Neotraba.

"Santo contra los zombies" imagen manipulada por Cyanuro para Neotraba.

 

Por Iván Farías

A pesar de que de unos años a la fecha el zombi se ha topado de improviso con  una fama que lo ha llevado hasta ser un éxito en la televisión, este monstruo ha estado entre la filmografía mundial desde hace ya varios años. White zombie (USA-1934), es la que podríamos considerar la primera de su género, aunque el Gabinete del Doctor Caligari nos ofrece ya unos años antes un cadáver que es utilizado por el desalmado doctor errante para perpetrar asesinatos.

En esta primera etapa del cine de muertos vivientes, las costumbres venidas de Haití eran lo que causaban miedo. Es decir, el occidental racional contra las culturas de tradición tribal. Los cadáveres revivían merced a una maldición ancestral que perpetraban esas civilizaciones premodernas. Pero es hasta que aparece el director de origen cubano, George A. Romero, que el zombi se vuelve completamente contemporáneo.

Romero dotaría a sus monstruos de un origen incierto, pero que los mismos personajes adivinarían producto de la civilización. La imagen de cientos de cadáveres comprando después de muertos en un centro comercial dotaría a los zombis de una visión social poco vista hasta esa fecha. No por nada, como dice el ensayista norteamericano Sam Leith,  nos daríamos cuenta que los zombis son de izquierda y los vampiros de derecha. Es decir, los vampiros aristócratas, que escogen a quien ofrecerle el don de su mordida contra las masas de cadáveres que infectan a su paso todo.

"Zombie attack", imagen manipulada por Cyanuro para Neotraba.

"Zombie attack", imagen manipulada por Cyanuro para Neotraba.

Romero con Dawn of the dead (USA-1978) desataría la ambición de productores de todas partes del mundo por obtener una dentellada de dinero y comenzarían hacer películas sobre el género. Claro, muy pocas tendrían los guiños de crítica social que Romero impregna a sus obras, pero funcionarían muy bien taquilla.

Españoles, italianos y orientales harían sus propios cadáveres ambulantes. Una de las que pasaron sin pena ni gloria, pero que gracias a la televisión han tomado el estatus de culto, es aquella donde Hugo Stiglitz es el protagonista. Nigthmare City (España-Italia-1980) es una cinta con dosis de sexo y gore a partes iguales. Un avión repleto de cadáveres desciende del cielo y aterroriza a una ciudad que suponemos está en Estados Unidos. Lo más terrorífico de todo es que el personaje de Stiglitz despierta de una pesadilla, para darse cuenta que el sueño solo fue premonición del apocalipsis que se viene.

René Cardona también aprovecho el filón de la primera cinta de Romero y filmaría La invasión de los Muertos (Mexico-1973) con el tándem conformado por el escapista Zoveck y el luchador Blue Demon. Es una producción con tantas fallas técnicas, con precarios maquillajes y un prologo milenarista y moralizante, que la dotan de un cierto candor.

Los españoles, con Amando de Osorio a la cabeza, brindarían una franquicia de muertos vivientes que sería muy recordada por sus paisanos. La noche del Terror Ciego (España-Portugal-1971), pondría a una legión de templarios, a los que la inquisición les quitó los ojos, a buscar víctimas jóvenes para seguir con sus rituales de inmortalidad. Este trabajo vería tres continuaciones más, conformando la tetralogía más recordada de este director.

El francés y recientemente fallecido Jean Rolling, brinda su particular versión de los zombis en Las uvas de la Muerte (Francia-1978). La trama es simple, un viñedo contaminado vuelve a los tranquilos campesinos de una campiña en cadáveres vivientes sedientos de sangre.

Pero es el noruego Tommy Wirkola quien brinda el justo homenaje en clave de comedia a este tipo de películas, como antes ya lo había la inglesa Shaun of the dead. En Dead Snow (Noruega-2008) se mezclan dos de las obsesiones de la explotación cinematográfica: los nazis y los zombis. La película es un homenaje al cine de terror de los setentas y ochentas, con muchos guiños dirigidos a los fans más acérrimos del género. No se toma en serio y se deja ver con una enorme sonrisa en el rostro.

Los zombis continuaran su paso ganador por la cultura pop de estos días. Tan es así que dentro de pocos meses la serie web Distrito Mictlán, de producción mexicana, se estrenaré en Youtube. Sí, zombis en el metro del DF.

Iván Farías habita en: http://difamacion-y-conspiracion.blogspot.com/

Posted on by Átomo Durán. Posted in Neotraba, Ojo Líbido

About Átomo Durán.

Paradoja con patas.

Add a Comment